El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.1/Ago/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
César Montaño Galarza

Un sueño realizable

18 de julio de 2021 00:38

Nuestro país es fundador de la integración andina desde 1969 cuando el Pacto Andino sentó las bases de lo que hoy es la Comunidad Andina (CAN). Después de la Unión Europea, la CAN es la organización de integración supranacional más consolidada del planeta; así demuestran los avances obtenidos en lo institucional, jurídico, económico y social. Ecuador acaba de asumir la Presidencia Pro Tempore por un año, así que deberá impulsar estratégicamente iniciativas para avanzar en el proceso y cumplir los objetivos del tratado fundacional: mejorar la calidad de vida de 111 millones de habitantes, mediante el desarrollo, crecimiento económico y ocupación.

Hoy es inviable profundizar la integración sin incluir la urgencia de superar la pandemia y sus efectos, lo que impone mirar al futuro y priorizar los esfuerzos con el fin de recuperar el tejido socio económico, la producción y el empleo, así como redoblar tareas en salud y educación, eventos que nos vigorizarán regionalmente en clave de complementariedad, y dotarán de mayor independencia frente al resto de países. Hay mucho trabajo que hacer también en fortalecimiento institucional, pueblos, sostenibilidad, tecnología, investigación científica.

La CAN como experiencia más efectiva y consolidada de Sudamérica cuenta con mecanismos para la adopción de políticas comunes aunando visiones gubernamentales en infinidad de ámbitos, lo que decantaría en la aprobación de normativa específica para su aplicación en cada territorio nacional.

¡Ecuador en el mundo y para el mundo! Es imperioso aprovechar esta nueva responsabilidad tomando la iniciativa y proponiendo con fuerte liderazgo la política internacional regional, que pasa por el reforzamiento de la CAN. El reto radica también en sintonizar las distintas dinámicas internacionales, bilaterales y multilaterales, con las que implica el camino de la integración de nuestros pueblos. El sueño del Libertador Simón Bolívar todavía puede cristalizarse.

Contenido externo patrocinado