El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.26/Sep/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Oswaldo Paz y Miño

Richard Carapaz: Citius, Altius, Fortiu

28 de julio de 2021 00:18

Richard Carapaz es el nuevo Campeón Olímpico del Ecuador, ha logrado inscribirse en la historia de los Juegos Olímpicos Tokio 2020, el 25 de mayo 2021. Hace 25 años en 1996, logró una distinción planetaria igual el gran caballero del deporte Jefferson Pérez, quien además tiene otra medalla olímpica, la de plata, obtenida en Pekín en 2008. Los triunfos de los deportistas son insuperables, son los más importantes a nivel individual o colectivo conseguidos en todas las disciplinas deportivas, olímpicas o no para el Ecuador. Nadie persona o institución lo ha hecho mejor que ellos. Gracias campeones.

Richard con su gloriosa medalla, su tesón, su inteligencia y valentía, ha denunciado falta de apoyos que deben ser puestos sobre la mesa, con todo rigor, para que no se repitan, para ello autoridad nacional competente tiene que actuar sin temor, ni favor.

Deuda con el olimpismo lleva la prensa deportiva que de la materia informa poco o nada de forma habitual, y cada cuatro años, fragmentariamente. Si los que deben conocer no conocen, entonces los atletas no cuentan con el apoyo mediático necesario, ni las entidades deportivas tienen la presencia de la prensa para que informen al gran público sobre lo bueno y malo de sus gestiones.

“Son los juegos Olímpicos competiciones entre atletas, en pruebas individuales o por equipos, y no por entre países Reúnen a atletas seleccionados por sus respectivos Comités Olímpicos Nacionales, cuyas inscripciones han sido aceptadas por el Comité Olímpico Internacional. Los atletas compiten bajo la dirección técnica de las Federaciones Internacionales correspondientes.”

Dice la Carta Olímpica por El evento deportivo que reúne a la excelencia, a lo mejor de lo mejor de los atletas del orbe, cumple con el propósito de los creadores griegos de los antiguos juegos, unir al mundo, abriendo un espacio de paz, que hace 3500 años se conocía como Eketcheira.

Los Juegos no son lo mismo que una Olimpiada, que es: “un período de cuatro años civiles consecutivos, que comienzan el primero de enero del primer año y finaliza el treinta y uno de diciembre del cuarto año”.

Citius, Altius, Fortius es el lema de los Juegos Olímpicos, que traducido del latín al castellano dice “más rápido, más alto, más fuerte” que según el Código Olímpico “expresa las aspiraciones del Movimiento Olímpico.

El Comité Olímpico Internacional declara al Olimpismo como: “Una filosofía de vida, que exalta y combina en un conjunto armónico las cualidades del cuerpo, la voluntad y el espíritu aliando el deporte con la cultura y la educación.

El olimpismo se propone crear un estilo de vida basado en la alegría del esfuerzo, el valor educativo y el buen ejemplo y respeto por los principios éticos fundamentales universales.” La enseñanza permanente de que no en todo y no siempre en la vida se puede llegar primero. No siempre se puede ganar. El éxito no está solamente en triunfar, sino en el sacrificio, la dignidad, la honradez, que se ponga en cada causa y la decisión de batirse bien. Lo que cuenta es cómo cada quien se ha esforzado en su cometido.

La ceremonia de apertura de los juegos admite a deportistas, no a políticos de ningún color, en la pista de desfile solo pueden transitar deportistas, dirigentes y representantes de los comités

olímpicos de los países participantes. Estos temas de cultura Olímpica los debieran saber todos los sectores oficiales.

Richard Carapaz, cumplió su misión su medalla brilla con el: Citius, Altius, Fortius “más rápido, más alto, más fuerte”

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado