El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.19/Sep/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Andrés Campaña Remache

Olimpiadas: hegemonías y asimetrías

02 de agosto de 2021 00:28

Entre el 23 de julio y el 8 de agosto, Tokyo es la sede de los XXXII Juegos Olímpicos. El mayor evento multideportivo internacional no es ajeno a grandes intereses políticos y económicos; y, por contrapartida, la visibilización de la desigualdad social.

Desde Atlanta 96, solo una vez, Estados Unidos no lideró el medallero olímpico en Pekín 2008 en que China relevó su hegemonía. Hasta el momento, en Tokyo encabeza nuevamente China. 

En Barcelona 92 fue la última vez en que la Unión de Repúblicas Socialista Soviéticas, desintegradas siete meses antes, triunfó repitiendo el liderazgo de Seúl 88, Moscú 80, Montreal 76, Munich 72, Roma 60 y Melbourne 56. Durante la Guerra Fría, Estados Unidos encabezó el medallero olímpico en Helsinki 52, Tokyo 64, México 68 y Los Ángeles 84 en que la URSS no participó. En las Olimpiadas, también, sobresalieron Hungría, Checoslovaquia, Rumanía, Polonia, Alemania oriental, Bulgaria, Yugoslavia y Cuba.

En Berlín 36, los últimos juegos olímpicos previos a la II Guerra Mundial, lideró la Alemania nazi de Adolf Hitler.

Sin embargo, en las Olimpiadas no todo es gloria. Diez días antes de la inauguración del primer evento de esta naturaleza en Latinoamérica, cientos de estudiantes fueron asesinados en la masacre de Tlatelolco. Según el periódico español El País, los orígenes de la crisis griega de 2009 fueron el agresivo endeudamiento y el gasto público del gobierno helénico sobre todo por la organización de los juegos olímpicos. Diez días después de la clausura de las últimas Olimpiadas, en medio de una crisis política y económica, el Senado destituyó a Dilma Rousseff como presidenta de Brasil.

Los países periféricos como el nuestro, menos aún, somos ajenos a esas tensiones y contradicciones. Mientras que el presupuesto de la organización de estos juegos olímpicos supera los USD 15 mil millones con un aporte de casi 10% del Comité Olímpico Internacional; en Ecuador, el Estado invirtió USD 13.550.238 a través del Plan de Alto Rendimiento a favor del Comité Olímpico Ecuatoriano (COE), el Comité Paralímpico y las federaciones deportivas.

No obstante, parece ser que ni siquiera la exigua inversión estatal ampara a nuestros deportistas, los campeones olímpicos Richard Carapaz y Jefferson Pérez, ambos de orígenes muy modestos, han sido muy frontales en denunciar la falta de apoyo así mismo Walter Llerena, entrenador de nuestra laureada Neisi Dajomes, también, muy humilde, abiertamente manifestó que el COE le impidió acompañar a la halterófila prefiriendo a dirigentes y amigos. Ellos son solo las voces más potentes y públicas de entre 48 deportistas que representan a Ecuador en estas Olimpiadas y muchos otros más que se resignaron a ser olvidados. Tan solo ayer, El Universo titulaba el ¨Comité Olímpico Ecuatoriano les aplica la ley de hielo a la tiradora Marina Pérez y el atleta Juan Caicedo¨ que participaron en los juegos olímpicos sin entrenadores, sin médicos y hasta sin uniformes.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado