Nuevo triunfo democrático

- 19 de febrero de 2014 - 00:00

Concluye la campaña electoral. Las nuevas elecciones del domingo, la décima en menos de 8 años, muestran un hito histórico democrático sin precedentes. Alianza PAIS y su gobierno, con el proyecto de Revolución Ciudadana, las ha ganado todas, incluyendo tres consultas populares, lo que constituye un récord cívico de apoyo popular.

Todo indica que el próximo domingo el pueblo ratificará, una vez más, su apoyo al proceso, lo que obliga al Gobierno a consolidar las reformas e iniciar otras; y a Alianza PAIS, a mejorar su organización y vinculación con la comunidad, para garantizar la estabilidad democrática, siempre amenazada por la derecha golpista, aupada desde el exterior, como ha ocurrido siempre con países y gobiernos democráticos; y ocurre en estos mismos instantes en Venezuela, que cuenta con las mayores reservas de petróleo y gas del planeta; por tanto, está en la mira, como apetecida presa, de los ‘gavilanes’ de EE.UU.

El Ecuador progresista, junto a AP, derrotará una vez más a la partidocracia y sus movimientos ‘reencauchados’, así como a sus modelos ‘exitosos’, que focalizan la acción municipal en reducidos sectores y marginan de los servicios y obras básicos a los sectores populares, reprimen a los vendedores ambulantes y aplican la política del garrote contra opositores.

La entrega a grupos particulares de los negocios municipales a través de fundaciones es otro pilar del cacareado modelo que debe cesar.

El pueblo quiere progreso y revolución; y desde la gestión de las prefecturas y alcaldías ve la necesidad de coordinar acciones con el plan de inversiones del Gobierno. Hay que enterrar la ‘argolla’ como forma de gobierno territorial, y la gestión tiene que darse recuperando lo público, transparentándola, rindiendo cuentas, apoyándose en el pueblo organizado. Igualmente los moribundos caciquismo y gamonalismo deben ser liquidados de una vez y para siempre.

Puertos, aeropuertos, gestión ambiental, seguridad, tránsito y transporte, recreación, dragados y los servicios básicos deben ser manejados directamente por los municipios.

Que se impongan los modelos populares, incluyentes, integrales, de visión humanista, se prioricen los servicios y obras básicas en los barrios marginales, cese la bronca para que haya coordinación con el Gobierno, a fin de ejecutar proyectos populares.

Así ganará el país, se derrotará una vez más la partidocracia  y sus propósitos desestabilizadores para volver al pasado neoliberal, de  reparto de tronchas, saqueo de los dineros públicos, obras de relumbrón, contratos amañados, en suma, el festín oligárquico.

Y pensar que en algunos cantones quieren mantener el modelo agonizante y que en otros aspiran a volver al atraco de los fondos municipales. ¡Serán derrotados!

Ecuador celebrará un nuevo triunfo democrático.