El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.19/Jun/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Edwin Hidalgo

Manifiesto Peatonal

10 de junio de 2021 00:42

Los peatones somos más, aquí y en todo el mundo. Serán muy “cool” los ciclistas, pero no son la mayoría. Ya les dieron ciclovías y siguen paseando por las veredas y los parques, invadiendo la zona del peatón. En el parque Los Planetas cerca del Tingo ya atropellaron a una señora, pero nadie les dice nada. En la calle Juan León Mera, un adulto mayor iba a cruzar la calle y miró al sur, porque es una sola vía esta ruta. Cruzó con cuidado y fue embestido por una bicicleta que venía en contravía a toda velocidad. Será muy ecológica la bicicleta pero si los ciclistas exigen respeto de los conductores de automóviles, deben empezar por respetar a los peatones. Ahora bien, la bicicleta es apenas uno de los problemas que tenemos los peatones. El principal enemigo del peatón es el automotor. Y otra vez es la falta de respeto.

Hace varios años, estaba caminando por la ciudad de Cambridge, Inglaterra. Llegué a una esquina y me detuve a contemplar una iglesia antigua. Un minuto después me di cuenta que había tres carros parados en la calle. El conductor del primer auto me preguntó: “¿No va a cruzar?”. “No”, respondí. “¡Entonces vaya a otra parte!”, me gritó enfadado. Ese rato me di cuenta que estaba ante la zona peatonal y esos carros esperaban que cruzara. En Quito muy pocos conductores respetan la zona peatonal. Para llegar a pie al nuevo Supermaxi de San Rafael, uno debe esperar un largo rato para cruzar la avenida Amazonas. En el centro de Quito los conductores no solo nos impiden cruzar las calles, hasta invaden las veredas.

Todos los ministros y altos funcionarios tienen carros con chofer, por eso no se preocupan de los peatones del país. Muchos conductores tienen el cinismo de decir que hay que educar al peatón, pero se olvidan de la educación que debería tener el conductor. El peatón tiene prioridad. Pero nunca nos gobiernan los peatones, y no ponen leyes más estrictas contra los conductores irresponsables, ni dan un buen transporte público. Pero pronto pondremos un peatón de presidente.

Contenido externo patrocinado