El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.22/Oct/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Simón Zavala Guzmán

Made

29 de septiembre de 2021 00:45

Es una de las voces  más significativa de la poética actual de Puerto Rico. Desde hace muchos años vive en  New York en donde ejerce como catedrática y traductora. Aparte de sus libros con los que ha aportado a la literatura de nuestro continente  hay que relievar su gran  trabajo para presentar, en un período de por lo menos de diez años,  autores  de diferentes nacionalidades con la  lectura  presencial bilingüe  de sus textos en el famoso (por Made) “Cornelia Street Café” de la gran  metrópoli americana. Ha participado en diferentes Encuentros internacionales de Poesía, ha sido guionista y, como un testimonio vital de su existencia, de su gran creatividad, de su ternura y fuerza para dominar  la palabra, ha publicado: “Para no morir por segunda vez” Buenos Aires, 2.002; “De toros y estrellas”, Puerto Rico, 2.004; “Leche/Milk”, Buenos Aires, edición bilingüe, 2.008, Premio Nacional de Poesía del PEN Club de Puerto Rico; y “Contracanto/Del aire a la rosa”, Lima, .2013, mención de honor del PEN Club de Puerto Rico. También ha publicado los libros “365 esquinas” y “Día Cero”, Puerto Rico Terranova, 2.008 y 2.009, que son recuerdos donde combina diversos géneros literarios.

“Que el mar no me falle” es un libro antológico que recoge su  poesía escrita entre el 2.002 al 2.019, y que merece ser leído con mucho detenimiento. A  través de los textos escritos con un lenguaje rutilante y certero nos  introducimos en el alma de esta poeta exquisita  que lleva un mar agitado (su mar Caribe) en sus profundidades  interiores y que nos conmueve y nos atrapa con su lírica de gran  estatura, en la que sensibilidad y pensamiento se unen en una simbiosis extraordinaria para llegarnos.. Una poesía estéticamente bella, laboriosamente esculpida y poderosamente expresada. Madeline Millán Vega es una gran e imperdible poeta.

Como muestra basta un poema: “Ciudades con puertos. Hay un perro flaco caminando en el puerto/ y en el mismo punto una puta mira el atardecer/ Nuestro hogar está lejos porque no existe/ ¿Sabes dónde estamos ahora?/Los cementerios de esta ciudad florecen/ No sé si del sol/ O por nuestros huesos/ cuando tocan el viento”.

Ciudades con puertos

 

Hay un perro flaco caminando en el puerto

y en el mismo punto una puta mira el atardecer

 Nuestro hogar está lejos porque no existe

¿Sabes dónde estamos ahora?

 Los cementerios de esta ciudad florecen

No sé si del sol

O por nuestros huesos

cuando tocan el viento

 

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado