El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.7/Dic/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Juzz Pincay Pazmiño

Los esfuerzos antiderechos

26 de octubre de 2021 00:45

Siempre me ha causado conflicto el llamar ‘provida’ a un grupo de hombres y mujeres a los que les importa todo menos la vida de las niñas y mujeres. Responder a fanatismos que no protegen a los más vulnerables, tomándose el nombre de Dios para condenar a quienes deciden sobre sus cuerpos solo tiene una palabra: antiderechos.

Después de la victoria sobre la despenalización del aborto por violación, la arremetida de quienes nos ven como máquinas generadoras de humanos antes de seres humanos con sueños y derechos no se ha hecho esperar. La Corte Constitucional dictó la sentencia y la Asamblea debe ajustarse a los tiempos y al proceso que requiere para que la ley pueda publicarse hasta enero de 2022. Mientras tanto, los Asambleístas deben guardar en el cajón del velador de su casa sus creencias e ideologías. Su trabajo es garantizar de la mejor forma el acceso al aborto en casos de violación, discutir la constitucionalidad de esto no está en su cancha, justamente de eso se trata la existencia de la Corte.

Pero los fanáticos de los abortos clandestinos continúan haciendo de las suyas. En Ecuador, en la Asamblea, uno de sus legisladores, presentó orgulloso un proyecto que dijo lo creó él, donde propone, entre otras cosas, que el aborto solo puede ser efectivo si se realiza antes del ‘primer latido del corazón del ser humano en el vientre’. Una burla a las víctimas de violencia sexual, a la propia Corte y a todos quienes pagamos el sueldo de estos personajes que se dedican a hacer vida política con discursos retrógrados e indolentes.

La ultraderecha continúa decidida a que las mujeres pobres no tengan acceso a abortos seguros, pues sabemos que las condiciones para que esto suceda dependen de cuánto podamos pagar. Días atrás, una investigación de El País, reveló Las nuevas tácticas antiaborto en América, lectura urgente y que deja preocupación en el cuerpo y el corazón. El medio revela como centros y movimientos que dicen dar acompañamiento para abortos seguros manipulan a las víctimas para que continúen con el embarazo, prometiéndoles dar en adopción al bebé. Esto último no sucede, esa promesa jamás fue real. La mujer tiene a su hijx y el círculo de pobreza se mantiene. Ecuador tiene 12 centros de los mencionados en la nota.

A algunos les mueve la fe, a otros meros intereses políticos, unos cuantos responden a organismos internaciones conservadores y todos ellos tienen recursos, y los movimientos de mujeres feministas lo saben. Conocemos que este trabajo de vigilancia es permanente, que el ataque antiderechos no bajará los brazos ante la marea verde, que es implacable en Latinoamérica.

Leamos, eduquemos, escribamos, difundamos y empaticemos. Que quienes están a cargo de objetar o no nuestros derechos sepan que la palabra ‘mujeres’ no solo existe en los discursos políticos y electorales. Cada día en nuestro país se forman más articulistas feministas y me llena de orgullo leerlas, y a quienes les recuerdo, con respeto y cariño, que el debate del aborto debe estar siempre en la mesa porque el estado tiene una deuda fuerte con nosotras y no hay que dejar de recordárselo.

Que no se les olvide, el aborto por violación ya es legal. Ya es ley.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado