El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.19/Sep/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
José Eduardo León

Juanito y el lobo en la COVID-19 en Ecuador

13 de abril de 2021 00:00

Hasta este 11 de abril, las cifras del MSP reportan 346.817 casos confirmados por COVID-19 y un aumento de 4 veces más casos diarios si comparamos el número de casos del 30 de marzo del 2021 con los del 27 de diciembre del 2020. Sin duda la situación actual no es buena y la relajación de medidas por parte de la población durante los feriados es la principal causa de esta nueva ola de casos que estamos experimentando.

Similar al cuento infantil de Juanito y el lobo, recuerdo hace algunos meses escuchar en canales nacionales y leer en internet a varios "expertos" afirmando que "la situación no va a empeorar", "ya hemos alcanzado inmunidad de rebaño" o "ya sufrimos lo peor". Resulta que, el dar conclusiones tan categóricas con datos tan limitados resultó en una predicción completamente errónea y dio un mensaje de falsa seguridad a la población ecuatoriana.

Puede ser que la población se escude comentando: "a mí no me va a pasar" o "yo si me cuido". Les recuerdo a los lectores que se están enfrentando contra algo que no pueden ver, contra un microorganismo que ya empieza a transmitirse, aunque no se presenten síntomas y que, si seguimos llevando una vida "normal" con fiestas, aglomeraciones y reuniones, tiene la capacidad de mutar, transformándose para infectarnos de manera más efectiva. ¡Entre más contagios haya, más muta el virus!

El que no aprende de la historia esta condenado a repetirla y esto hemos demostrado a lo largo de la pandemia. La vacunación es un arma importante para combatirla, pero no es una invitación a relajar medidas. El estar vacunado no significa renunciar a la mascarilla o volver a la normalidad pre-pandemia. En nuestro país, el reiniciar medidas estrictas de distanciamiento parece ser necesario para enfrentar la situación actual. La vacunación previene la muerte de aquellos que se contagien, más no evita necesariamente el contagio, generando la posibilidad de que, estando vacunado, transmitamos el virus. Esta parecería ser la causa del aumento de casos en Chile a pesar de que un buen porcentaje de su población se ha vacunado.

Hasta que entendamos que a la pandemia se la combate entre TODOS y que el pensamiento individualista de "a mí no me pasa nada porque me cuido" desaparezca, seguiremos perdiendo la batalla contra un virus que tiene la capacidad de adaptarse y mejorar, siempre y cuando le demos la oportunidad de hacerlo. Aprendamos de lo que esta sucediendo con Chile y seamos cautos en los mensajes que compartimos para que no nos convirtamos en otro Juanito que grita lobo. (O)

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado