Israel

- 04 de octubre de 2019 - 00:00

Conocer Israel también se convirtió en una gran oportunidad de descubrir una cultura milenaria. Está ubicado en Medio Oriente en el mar Mediterráneo, considerado la Tierra Santa bíblica, según los judíos, los cristianos y los musulmanes.

Tel Aviv, a orillas del Mediterráneo, que se caracteriza por sus edificios Bauhaus austeros de la década de 1930, es la segunda ciudad más grande de Israel, se estableció en 1906, considerada la capital cultural israelí, centro de las artes escénicas.

Recorrer el barrio de los artistas, en la antigua ciudad árabe, sus calles convertidas en un pintoresco laberinto, es toda una aventura estética. Explorar el mercado Shuk HaCarmel es un despertar de los sentidos: sus colores, especias,  aromas, frutas, dulces, frutos secos, forman un universo hermoso.

Llegar a Jerusalén provoca expectativa, es una de las urbes más antiguas del mundo, tiene un profundo significado religioso para el cristianismo, el judaísmo y el islam. Se sitúa en los montes de Judea, entre el mar Mediterráneo y la ribera norte  del mar Muerto.

Para el judaísmo, es allí donde el rey David estableció la capital del Reino de Israel y es el lugar de asentamiento del Arca de la Alianza, y donde Salomón, su hijo, construyó el templo. Para el cristianismo, es allí donde predicó Jesús, fue juzgado, crucificado y resucitó. Es considerada la tercera ciudad sagrada del islam, donde, para los musulmanes, el profeta Mahoma subió al cielo.

Visitar la iglesia del Santo Sepulcro dentro de la ciudad amurallada, el Calvario donde fue crucificado Jesús y sus alrededores, es una experiencia sorprendente. Llegar al Cenáculo, donde Jesús celebró la última cena.

Visitar el Monte de los Olivos, donde Jesús pasó sus últimos momentos antes de ser detenido, es impresionante. Conocer Belén, en Palestina, es una maravilla, no toma nada de tiempo, está pegado a Jerusalén. Allí visitamos el lugar donde nació Jesús, fue absolutamente estremecedor estar allí.

Sea creyente o no, uno se conmueve al sentir la fuerza espiritual de tres religiones monoteístas que se disputan estos lugares sagrados. Un nuevo libro se cierra luego de este hermoso e interesante viaje. (O)


Te recomendamos