El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.4/May/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Juzz Pincay Pazmiño

¡Ganas de joder!

21 de abril de 2021 00:00

Dentro de mi personalísima agenda feminista siempre hay espacio para joder al patriacardo. Digo ‘joder’ porque es el verbo que usaron para señalar a las mujeres que nos quejamos sobre la falta de diversidad y pluralidad en la reunión de transición Lasso-Moreno.

Como muchos ya lo explicaron -el patriarcado ama explicarle cosas obvias a las feministas- ese no es el gabinete presidencial, ni los futuros ministros del gobierno de Guillermo Lasso, de hecho, posiblemente cuando este artículo esté publicado conoceremos los nombres de quienes lideren las instituciones públicas a partir de mayo de 2021. Con esto clarísimo, entendemos que en esa reunión estaba el equipo de confianza del presidente actual y del electo. Ni una mujer. Ni un representante de los pueblos y nacionalidades. Si ese es su equipo de confianza, el nuevo presidente solo confía en hombres.

Toda comunicación es política. Sí, incluso una foto. Es el presidente electo, no el equipo de Luis Miguel. Por supuesto que vamos a reclamarle. Esa fotografía podría decirnos mucho de su gobierno, pero, al mismo tiempo, refleja la realidad a la que estamos expuestas en la esfera política pública y privada. Para los más conservadores pedir inclusión es ser radical. Para el machista promedio pedir equipos inclusivos, es ser acomplejada. Para los más misóginos, exigir que nos den voz en espacios políticos son ganas de joder. El privilegio hablando y escribiendo.

Si el argumento de la contraparte se basa en: ‘son espacios para gente capacitada, sin importar el género’ yo me pregunto entonces ¿el señor presidente electo que armó una segunda vuelta sobre discurso de diversidad y género no tiene en su equipo de confianza una mujer capaz? ¿quién considera la capacidad para pertenecer a este tipo de mesas de trabajo? ¿un asesor hombre? ¿el presidente? ¿quién?. Pero les traigo otra preocupación, ¿en serio no les hace ruido ver una mesa política donde solo hay hombres? ¿no les asusta que ellos tomen decisiones sobre nosotras? ¿son ganas de joder pedir que por favor nos incluyan? ¿son ganas de molestar al futuro presidente reclamarle su falta de compromiso con la paridad? ¿es mucho pedir que no retrocedamos a 1820?

Cuando uno exige o jode, como quieran llamarlo a estas alturas, sobre temas de diversidad, género o inclusión nunca falta la mención a otras mujeres que han participado en política y si han cometido errores, todas somos condenadas por ello. Los hombres nos han llevado a la guerra y están en los libros de historia. Tuvimos 4 años nefastos, liderados por un hombre. Puedo seguir, pero esta es una columna y no una tesis. Les diría a quienes atacan con ese argumento sexista que hagan memoria, pero la misoginia suele ser selectiva y seguro ni recuerdan.

No está mal desconocer de representatividad, lo que está mal es ni siquiera darse el tiempo de entender las exigencias feministas, de aferrarse a esa burbuja, de quedarse cómodx en el privilegio. Me preocupa genuinamente porque si no les hizo ruido esta foto, tampoco les parecerá extraño ver comités empresariales conformados solo por hombres.

Nada nos garantiza que poniendo mujeres se implementarán políticas feministas, pero la probabilidad sube si nos convocan a los espacios de poder y de decisión. Y aquí todas podemos reclamar, las que votaron por Lasso, las que lo hicieron Arauz, las que votaron nulo. Pedir silencio ahora mismo sería hacerle juego al patriarcado y ellos ahorita nos llevan ventaja. Las políticas afirmativas de equidad de género son necesarias y urgentes. Nuestra participación política es necesaria y urgente. Sigamos jodiendo.

 

Te recomendamos

Las más leídas