El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Jue.2/Dic/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Juzz Pincay Pazmiño

Es Ley

29 de abril de 2021 00:00

El 17 de septiembre de 2019, estaba sentada con mi pañuelo verde en la mano en la Plaza de la Merced junto a compañeras de la colectiva Aborto Libre Guayaquil, escuchando el resultado de la votación de la Asamblea Nacional sobre las reformas del Código Orgánico Integral Penal. Eran las seis de la tarde y la propuesta de reforma para la inclusión de nuevas causales de aborto no punible fue el segundo punto en el orden de votación. No se lograron los votos. Propuesta de moción para reconsideración y tampoco se logró. Lágrimas, abrazos, palabras de aliento. Soledad Angus, vocera de la colectiva, leyó el manifiesto: no íbamos a rendirnos, esto iba a seguir y será ley. Soledad, a modo de secreto, me dijo: esto lo hará la Corte Constitucional.

El 28 de abril de 2021, estaba sentada frente a mi computadora en la mitad de una reunión, abriendo twitter y revisando grupos de whatsapp esperando el pronunciamiento de la Corte Constitucional respecto a la despenalización el aborto por violación. 15h35 de la tarde y los medios lo anunciaron: siete votos a favor y dos en contra, luz verde. Llanto, mensajes, día histórico. Mientras escribo esto, debo confesar, sigo en shock. Los movimientos de mujeres, feministas y los defensorxs de derechos humanos hicieron historia. Con esa resolución las mujeres y niñas, víctimas de violencia sexual, van a poder decidir sobre su vida, sobre su cuerpo, sobre ellas.

Ya no más clandestinidad, ya no más elegir entre la cárcel y la muerte, ya no más niñas madres. ¿El aborto es la solución a las violaciones? No, no lo es, pero le salva la vida a las mujeres. No, no lo es, pero el estado no pudo proteger a la niña de 13 años violada por su abuelo y era inhumano castigarla obligándola a ser madre. ¿Hay que atacar el problema de raíz? Por supuesto, pero años se han peleado por política públicas a favor de la prevención de violencia de género y el gobierno de turno, machista y patriarcal,  manosea el presupuesto. Años se ha solicitado educación sexual integral y años se han opuesto a que esto suceda. Claro que hay que atacar el problema de raíz pero son las mismas personas que se asquean del aborto quienes se oponen a todos los proyectos de educación sexual o políticas de género. La despenalización del aborto por violación era urgente, necesaria y una deuda del estado con niñas como Paola Guzmán. 

Este país que duele, hoy duele menos. Se despenalizó el dolor y el sufrimiento. Chile, Colombia, Brasil y Argentina ganaron esta batalla urgente a favor de los derechos de las mujeres y niñas hace muchos años atrás y hoy nos unimos a ellos. Nos tomó un poco de tiempo pero la marea verde es implacable. Para nosotras ‘Es Ley’ y punto, podrán matarse en otros artículos por los términos jurídicos, para nosotras es ley y ya. Tenemos un reto de vigilancia en la implementación de lo aprobado respecto a la despenalización del aborto por violación y estamos listas. Buscar mecanismos que garanticen que se cumpla lo que la Corte Constitucional dictó. Jamás pidiendo de favor lo que nos corresponde, siempre en las calles. Siempre en los medios. Siempre en las aulas. Siempre en los juzgados. Siempre en los curules. Siempre en todos lados porque nunca nos han regalado un derecho, todo lo hemos peleado.

Quiero finalizar esta columna, que siempre termina pareciendo artículo o introducción de tesis porque me extiendo un poco, agradeciendo a quienes hicieron posible que hoy esté llorando mientras escribo este texto: amigas activistas -no las conozco en persona a todas pero para mí son mis amigas- que desde sus trincheras como abogadas, periodistas, dirigentes de movimientos, escritoras, columnistas, profesoras y médicas nunca se rindieron, a pesar de los insultos diarios en redes, de la difamación, del acoso, del dolor de conocer esta realidad que solo nosotras entendemos. Gracias. Son maravillosas. Les pido fuerzas porque vamos juntas al segundo camino: Aborto libre, legal y seguro. Eso también será ley. (O)

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado