El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Lun.19/Abr/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas

Crecimiento significativo del país en 2012 y perspectivas para 2013

31 de diciembre de 2012 00:00

Apesar de la crisis financiera internacional, América Latina ha mostrado tendencias positivas. En efecto, según Cepal, la economía latinoamericana crecerá 3,1% y 3,8% en 2012 y 2013 en su orden. Para el país, a pesar de que creció 7,8% en 2011, las proyecciones del FMI estiman un crecimiento de 4% y 4,1%, respectivamente, que están por encima del dinamismo de la región.

La crisis europea se transmite vía comercio exterior y remesas. Efectivamente, entre  enero-octubre/2011-2012, las exportaciones tradicionales del país disminuyeron 2,2% en valor, lo cual es compensado solo por el aumento de las no tradicionales en 14,7% y las petroleras en 9,5%. En el primer tipo de exportaciones, las realizadas a la UE  se reducen significativamente en el período señalado por las menores compras de Italia, España y Alemania, países afectados por la crisis. Las remesas, en el primer semestre de 2012, disminuyeron 9,8% en relación al mismo período de 2011, principalmente por menores envíos desde España e Italia.

Por otro lado, las inundaciones en la Costa y plagas afectaron la producción agrícola de consumo interno y de exportación. A pesar de los shocks externo e interno, el dinamismo de la economía continúa. En efecto, según el BCE, en el primer trimestre de 2012, la economía creció 6,3%, en relación con igual período de 2011, siendo una tasa significativa dada la  crisis internacional.

En el IIT/2012, la economía creció 5,2%. Las actividades más dinámicas fueron  alojamiento y servicios de comida (21%), construcción (17,8%) y acuicultura y pesca de camarón (17,4%). La manufactura evolucionó a una tasa importante de 5,5%. El BCE señala que, en este período, la demanda interna aumentó 4,8% y las exportaciones 5,1%, pero lo que dinamizó la economía  fue la inversión de 13,2%, influida notablemente por la pública. Los efectos del crecimiento, sobre la ocupación, se refleja en la reducción del desempleo que pasa de 6,1% (Set/11) a 5,4% (Set/12), explicado por el elevado dinamismo de la construcción y manufactura, grandes demandantes de empleo. En el mismo período, el subempleo pasa de 53,1% a 50%. Pero el efecto más significativo del crecimiento ha sido la reducción de la desigualdad y de la pobreza, signos importantes de una economía más inclusiva y equitativa.

El BCE proyecta un crecimiento  de 4,8% para este año (contra 4% del FMI), jalado por la demanda interna y nivel alto de la inversión pública. En 2013, el BCE estima un crecimiento de 3,9% (contra 4,1% del FMI y 3,5% de la Cepal). En esta desaceleración influirán las elecciones, reducción de remesas, la paralización de la refinería y el probable fenómeno El Niño, compensadas por la inversión minera. Pese a la crisis internacional, la tasa de crecimiento será positiva para el próximo año.

El desafío es, hasta el cambio de modelo, aumentar el financiamiento y apuntalar la inversión privada como complementaria a la pública y atenuar los riesgos del déficit fiscal y balanza comercial.

Te recomendamos

Las más leídas