El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.18/Abr/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
José Emilio Vásconez

¿Cómo hacer política económica en el Ecuador del 2021-2025?

08 de abril de 2021 00:00

Las propuestas económicas de los candidatos se han ocupado en direccionar los discursos hacia un sentido binario de la economía. Por un lado, existen quienes creen que se debe “ajustar” la macroeconomía para poder generar mayor crecimiento, y por ende, política social más efectiva y con mejores recursos. Por otro lado, la visión más heterodoxa ha planteado que es necesario, en primer lugar, generar política social para mejorar las condiciones de vida de toda la población, y así poder producir con mayor eficiencia. Los dos candidatos han mostrado claridad en sus posturas con respecto a esta disyuntiva. Es claro que, para uno de ellos, el déficit fiscal no es relevante cuando se trata de generar mayor política social, mientras que para el otro, el déficit fiscal debe ser corregido lo antes posible, para cumplir con las demandas condicionadas de los multilaterales, y los tenedores de deuda privada. En mi opinión, ambos fallan.

La política económica del nuevo mandatario debe caminar por la delgada línea que separa la Economía de la Sociología. No se trata de preferir “la macroeconomía” o “la política social”, sino de adaptar propuestas que consoliden instituciones políticas responsables con los recursos públicos, para obtener resultados macroeconómicos y sociales positivos. Ambos candidatos deben tomar en cuenta el contexto de la pandemia, y una crisis atípica que no solo ha afectado a la oferta, sino que también lo ha hecho con la demanda. En ese sentido, es importante dar al Estado la importancia necesaria para sobrellevar este proceso, y recurrir a los instrumentos de política fiscal y monetaria que permitan sostener el consumo, la producción y el bienestar de los ecuatorianos.

Entonces, ¿qué va primero, la macroeconomía o la redistribución de la riqueza?

El éxito que pueda tener cualquiera de los dos candidatos en el gobierno no radicará en tomar una fuerte posición binaria ante esta disyuntiva, sino en transformarla en una conjunción. Es decir, comprender que la macroeconomía y la política social no deben estar separadas, y que el Ecuador requiere la generación de políticas económicas que permitan equilibrar el crecimiento económico sostenido, equitativo y con oportunidades para todos. El candidato ganador deberá tener la habilidad de comprender la Sociología económica del Ecuador, y saber el daño que le ha hecho al país la polarización entre la macroeconomía y la política social. Lamentablemente, la historia de los últimos cuarenta años nos demuestra lo perjudicial que puede llegar a ser el enfocar toda la política económica hacia uno de los dos bandos. Por esa razón, el secreto del manejo económico de los próximos cuatro años, no solo dependerá del criterio técnico de quienes tomen decisiones, sino de la capacidad de reflexión sociológica previa a las decisiones técnicas. (O)

Te recomendamos

Las más leídas