Lo que debe cambiar en el Twitter

- 25 de abril de 2019 - 00:00

Hay muchos temas que nos deberían preocupar con el uso del Twitter. Para empezar, existe algo que se denomina la salud de la conversación, es decir que la comunicación mediante redes sociales sirva realmente como un servicio público, pero lamentablemente lo que miro es numerosos ataques dentro de sus líneas.

Miro mucho abuso del lenguaje, acoso, manipulación, excesiva automatización, desinformación y sigue la lista. Esto no era lo que esperaba cuando me uní al Twitter, pero es algo que va en aumento y mis temores se acentúan cuando miro nuestra habilidad para utilizarlo en una forma sistémica en gran escala. Twitter provee un servicio que idealmente le permite al usuario aprender algo acerca del mundo que le rodea, un mundo globalizado, pero en su lugar recibimos abuso y acoso.

Este sistema hace que sea muy fácil agredir a la gente; sin embargo, actualmente 38% de tweets injuriosos son detectados proactivamente por poderosos algoritmos diseñados con las herramientas de machine learning, de tal manera que no es necesario reportar dichos mensajes que de cualquier manera no eran reportados.

Y lo mejor es que, una vez identificados, son cuidadosamente revisados por seres humanos. Pero hay mucho espacio que cubrir todavía: variedad de idiomas, dialectos, lenguajes, nacionalidades, culturas, países. Y definitivamente Twitter ha generado una propia gramática por sí mismo.

Líderes mundiales, políticos, profesionales, religiosos y millones de personas en todo el mundo tienen una especie de confrontación virtual, en la que gladiadores cibernéticos compiten por incrementar sus seguidores, ganar su atención y de alguna manera su aceptación.

Es increíble que los líderes mundiales primero comuniquen sus decisiones trascendentales mediante el Twitter que por los medios más formales y convencionales. Y es por eso que cada vez experimentan la manera de conseguir más cobertura mediante cualquier tipo de mensaje provocativo, elocuente, insultante, agresivo, que parecería ser el sueño del Twitter que lo autoalimenta con temas peligrosamente controversiales que son muy difíciles de detener.

Pero el Twitter puede ser realmente una herramienta que nos proporcione cosas extraordinarias, como compartir el conocimiento y la sabiduría global, incrementar el saber, responder a más inquietantes preguntas del siglo XXI, poner en relieve más puntos de vista sobre temas vitales para la sobrevivencia y el buen vivir. Ese es verdaderamente el Twitter saludable. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: