Ycaza, el US. Open y McEnroe

20 de octubre de 2012 - 00:00

Ricardo Ycaza Paulson, una de las máximas figuras del tenis ecuatoriano, nació en Guayaquil el 16 de febrero de 1958. Es el menor de sus hermanos (dos varones y una mujer). Sus padres, Anita y el recordado Carlos Ycaza, ambos excelentes jugadores, guiaron a Ricardo en sus primeros pasos dentro del deporte. A muy temprana edad lo inscribieron en la escuela del Guayaquil Tenis Club que dirigía Miguel Olvera.

Su hermana  mayor, Ana María, era ya una destacada tenista y Ricardo pronto comenzó a captar la atención de  todos los entendidos por sus condiciones técnicas, su inteligencia táctica y dominio de los fundamentos, siendo apenas un niño. Pronto empezó a ganar con facilidad los torneos nacionales de su categoría e incluso en las superiores vencía a rivales que lo superaban no solamente en edad, sino en fuerza y experiencia... era definitivamente la gran promesa del tenis nacional.

A los 14 años ya era el #1 de Sudamérica en la categoría y a los pocos días de cumplir 15 años fue llamado por Miguel Olvera, quien era capitán y jugador del equipo Davis, a integrar el elenco nacional que iba a enfrentar a Argentina. Ycaza debutó el 23 de febrero de 1973 contra Argentina en Buenos Aires, nada menos que ante Guillermo Vilas, cayendo por tres sets a cero, pero dejando una grata impresión. En dobles, en pareja con Olvera, cayeron contra la dupla formada por Vilas y Ricardo Cano, pero a nadie le quedó duda de que Ecuador había encontrado un gran jugador copero en este delgado joven guayaquileño.

Ese mismo año, en el mes de octubre, en Guayaquil, Ricardo jugó su primera serie Copa Davis como local, frente a Uruguay y  en el primer día venció en cinco durísimos sets a Gustavo Stapf por: 7-9, 11-9, 6-1, 4-6, 7-5, mostrando gran temperamento y una madurez poco usual para un chico de esa edad (15 años). Destacaron en su juego su revés, que dominó, tanto cortado como con top spin, su velocidad de piernas y su juego de red, con una técnica impecable en la volea.

En 1974, en Montevideo, “Rabito”, como lo llamaban sus amigos, se coronó campeón sudamericano de singles en la categoría 16 años. Los triunfos a nivel internacional fueron cada vez más frecuentes. En 1975, Ricardo alcanzó la final del torneo juvenil de Wimbledon contra el neozelandés Chris Lewis. Recuerdo como si fuera ayer, como todos en el Tenis Club estábamos pendientes del resultado de ese partido, todos admirábamos a Ricardo. En 1975, en Brasilia, Ricardo ganó el campeonato sudamericano de singles categoría 18 años.

En 1976, en su último año como juvenil, Ricardo logró el título de campeón del Abierto de los Estados Unidos. En semifinales derrotó al estadounidense John McEnroe, en un gran partido, 7-6 en el tercer set, y en la gran final venció al argentino José Luis Clerc, por 6-4, 5-7, 6-0, convirtiéndose en el primer ecuatoriano en ganar un torneo de Grand Slam.

Ganó el campeonato sudamericano de singles de 18 años en Guayaquil, sin perder un solo set y en la competencia por equipos se mantuvo invicto en singles y dobles, asegurando el título para Ecuador. Cerró el año de forma espectacular, ganando el torneo de Maestros para menores de 21 años en la ciudad de Houston, venciendo nuevamente a John McEnroe en la final. Fue designado como el mejor deportista ecuatoriano de 1976 por la revista Estadio.

Antes de entrar de lleno al profesionalismo, Ycaza jugó y estudió durante un semestre en la universidad de Houston, donde obtuvo la distinción de All American, reservada a los mejores jugadores universitarios. En 1977, con apenas 19 años, superó las rondas clasificatorias e ingresó al cuadro principal del US Open. En la primera ronda dio la gran sorpresa al derrotar a uno de los favoritos del torneo, el top 10 mexicano Raúl Ramírez; en segunda ronda superó al experimentado colombiano Iván Molina, para finalmente quedar eliminado frente al sudafricano Ray Moore.

Su mejor actuación en torneos de Grand Slam fue en Roland Garros, en 1981, en el que se ubicó entre los 16 mejores, con una gran victoria contra el norteamericano Jimmy Arias en cinco sets en la segunda ronda. Aquella ocasión fue eliminado por un viejo rival, John McEnroe.

En 1978, contra Perú en Guayaquil, se conformó por primera vez el equipo Copa Davis con Ricardo, Andrés Gómez y quien les escribe. Este equipo no se volvería a separar hasta el final de la temporada 1986, con el retiro de Ricardo del tenis competitivo.

Ricardo tuvo grandes actuaciones en Copa Davis, tanto en singles como en dobles junto con Andrés Gómez. Recuerdo la final de la zona americana contra Brasil, en Guayaquil, en 1983, cuando Ricardo derrotó a Marcos Hocevar el primer día y junto a Andrés vencieron a Carlos Kirmayr y Cassio Motta -una de las mejores parejas del mundo- en cinco sets, para definir la serie y lograr la ansiada clasificación al Grupo Mundial.

Otra victoria decisiva en dobles fue la que consiguieron Ricardo y Andrés en Buenos Aires, en 1984, contra los argentinos Clerc y Martín Jaite. Cuando la serie estaba empatada 1-1, ese partido fue clave para terminar ganando por 4-1 y clasificar a Ecuador entre los 8 mejores del mundo. Ricardo y Andrés se mantienen hasta el día de hoy como la mejor pareja ecuatoriana de Copa Davis, con 9 victorias y solamente 3 derrotas.

En su último año como jugador Copa Davis -1986-, Ricardo cumplía doble función, puesto que se desempeñaba como capitán y jugador. Tras su retiro como jugador, continuó con la capitanía hasta 1993, dirigiendo a la selección en 17 series. Como jugador tuvo una marca de 17 victorias y 12 derrotas en singles y 11 triunfos y 8 reveses en dobles, a lo largo de 13 exitosos años.

En su carrera profesional, Ricardo ganó tres torneos ATP de dobles, -todos en 1980-. Sarasota, con Andrés Gómez; Palermo, con el italiano Gianni Ocleppo, y Santiago, con Belus Prajoux de Chile. Llegó a otras 4 finales en Tulsa, Bordeaux, Bogotá y Quito.

En singles llegó a la final del ATP de Bruselas, en 1980. Ahí se ubicó entre los 50 mejores del mundo en singles y entre los primeros 30 en dobles. Se retiró oficialmente en 1986. Tras su retiro de la competición, Ricardo trabajó durante algunos años en la prestigiosa academia de Harry Hopman en Largo Florida, donde había entrenado desde su época de juvenil.

Posteriormente regresó a Guayaquil a dirigir la academia Gómez-Ycaza, de la cual era socio con Andrés Gómez. Los últimos años trabajó en el Quito Tennis y Golf Club como director del área de tenis, luego fue el jefe de entrenadores en la Concentración Deportiva de Pichincha. Posteriormente continuó su carrera de entrenador en Miami, donde dirigió a un grupo de juveniles, patrocinado por la empresa Sports Investment.

Actualmente está contratado por la Academia de Nick Bollettieri en Bradenton, Florida, una de las más importantes y reconocidas en todo el mundo, para entrenar y viajar con jugadores juveniles a torneos dentro y fuera de los Estados Unidos. Ricardo ha dedicado toda su vida al tenis como jugador y ahora como entrenador, y le ha dado al deporte blanco ecuatoriano muchas alegrías y satisfacciones. Es indudablemente uno de los grandes de la historia del deporte nacional.