A puertas de las eliminatorias

05 de octubre de 2011 - 00:00

La pelota está por rodar. Ese mágico juguete que a muchos les cambió la vida, que repartió por igual fama y fortuna, ahora se convierte en el máximo protagonista, nada más y nada menos que en las eliminatorias al Mundial de Brasil 2014.

A partir de este viernes, nueve países en Sudamérica iniciarán un largo y difícil camino que concluirá después de dos años, exactamente el 15 de octubre de 2013, y solo ahí se conocerá quiénes lograron el objetivo: estar en territorio brasileño, en la máxima cita del balón en el 2014.

Brasil como anfitrión tiene asegurada una plaza, no tendrá que recorrer este complicado camino, aunque como preparación para el Mundial le habría sido muy conveniente. Hay cuatro cupos directos y una media plaza para el denominado repechaje. Es hora entonces de hacer cálculos y entrar en ese fascinante mundo de los pronósticos para hacer algo de futurología de cara al Mundial.

¿Quiénes son los favoritos?, ¿cuáles serán las selecciones que llegarán al Mundial?, ¿las de siempre repetirán otra vez? Muchas interrogantes. Las respuestas solo se conocerán después de 18 fechas, pero me parece importante adelantar criterios.  Sí, deseo dejar en claro que estas eliminatorias serán las más cerradas de los últimos años, definitivamente ya no hay rivales pequeños, ni los grandes son tan grandes como antes, que conseguían victorias con solo pararse en el terreno de juego. No, eso ya no hay más, las diferencias se han acortado y cualquiera puede contra cualquiera.

¿Sin Brasil en competencia, Argentina es el favorito? Creo que para la “albiceleste”, el camino va a ser más complicado de lo que muchos se imaginan. El problema no pasa por el nivel y jerarquía de sus jugadores; tiene en sus filas al mejor del mundo, Lionel Messi, el inconveniente pasa en una dirigencia que perdió credibilidad, que no tiene manejo ni equilibrio, que definitivamente extravió los papeles y no respeta procesos. En los tres últimos años han desfilado más entrenadores que en los 25 anteriores y no sé si  vayan a “bancar”   a Alejandro Sabella con un par de resultados adversos.

Argentina va a sufrir mucho en estas eliminatorias; a su favor tiene el peso de la historia, que en oportunidades alcanza, que suele ser determinante a la hora de clasificar. Si debo inclinarme por un favorito, ese es Uruguay. Hizo un gran Mundial en Sudáfrica, excelente Copa América, conserva la base de jugadores; elementos comprometidos con su nación,  cuando se ponen la “Celeste” buscan  la cima; lo demás, fama y dinero ya lo consiguieron en los clubes. Óscar Tabárez es un técnico inteligente, dueño de una gran personalidad. Los dirigentes creen firmemente en el proceso, los “charrúas” parecen ser número fijo; pero en el fútbol…  nunca se sabe.

Paraguay y Chile llegan muy parejos. En Sudáfrica avanzaron más lejos de lo que se esperaba. La principal inquietud en la “albirroja” es conocer si Francisco Arce podrá proporcionar el funcionamiento que el ”Tata” Martino le otorgó en los últimos años; además hay jugadores que llegan con el kilometraje vencido; no ha existido el recambio necesario.

En la ”Roja” chilena, en cambio, me parece que el principal rival será la sombra de Marcelo Bielsa.
Al parecer todo marcha sobre ruedas con Claudio Borghi; pero el camino es largo, puede suceder lo mismo que con Sabella, dos o tres resultados negativos y veremos qué pasa con el “Bichi”. No me queda duda, los dos son candidatos; pero, reitero, esto será muy parejo. El Perú de Sergio  Markarián, zorro viejo en estas lides, está sobredimensionado por la prensa de su país. Es cierto que hizo una destacada Copa América, tiene tres o cuatro jugadores que hacen diferencia, pero los problemas de temperamento del DT no le han permitido llegar más lejos.

Más sólido y fuerte aparece Colombia; me gustaba mucho más con la conducción del “Bolillo”. Será una prueba de fuego para Leonel Álvarez; individualidades no le faltan, habrá que esperar para conocer la respuesta colectiva.  Los “cafeteros”, estoy convencido, pelearan más que los “incas”. Cuidado con Venezuela, ha crecido mucho, tiene buenos jugadores, está en el mejor momento de su historia, cuenta con un técnico competente, aunque arrogante y prepotente; anímicamente está muy arriba. Hay que respetarlos, no temerles. Pueden ser sorpresa en la medida que se los deje crecer. Es la única selección de esta parte del continente que nunca clasificó a un Mundial y busca cambiar la historia.

Bolivia luce agobiado de problemas internos, tiene directivos que no han logrado llegar con su mensaje y trabajo y  un  plantel con serias limitaciones que confía exclusivamente en la altura de La Paz para seguir soñando con clasificar a un Mundial, que no logran desde 1994, cuando contaban con una generación de jugadores espectaculares.

Cerramos este análisis con nuestro Ecuador, de corazón lo anotó como uno de los clasificados. La objetividad me obliga a ser cauteloso, no pesimista. En este nuevo proceso, con Reinaldo Rueda, los resultados no han sido los mejores. Es hora de extender una carta de crédito al técnico y a los jugadores. El trabajo de los dirigentes debe tener el eco necesario con quienes entran a la cancha y por quienes pasa la única y auténtica verdad del fútbol. El pedido de la afición, lo que demanda el hincha,  un equipo con compromiso, con entrega y lucha, con elementos dispuestos a dejar la piel en la cancha. Capacidad y talento existe.

En mi opinión, la clasificación de Ecuador al Mundial se construirá en base a los resultados que logremos como locales. Son ocho partidos, 24 puntos; si somos capaces de hacer respetar la condición de local y convertir el estadio Atahualpa en la fortaleza de años atrás, se lo firmó y le invito a preparar las maletas; nos vamos al Mundial, vamos Ecuador que sí se puede…..