¿Qué planificación es esa?

- 14 de mayo de 2019 - 00:00

En algunos de los pasos para peatones o zonas de seguridad como siempre se han llamado, ahora mal llamadas “pasos cebra”,  se han pintarrajeado a lo largo del Malecón Simón Bolívar algunas figuras dizque decorativas como homenaje a Guayaquil que no tienen nada de atractivo.

Constituyen un verdadero adefesio y desperdicio de pintura de tiempo y de trabajo que bien tuvieron que ser aprovechados en la señalización de tantas zonas de seguridad para el paso de peatones por lo menos en el centro de la ciudad. Así mismo falta pintura para  señalizar los carriles de tráfico, que son de mucha importancia para ordenar el flujo vehicular, en la Ave. Carlos L. Plaza Dañín, en la Ave. Jorge Pérez Concha o la Ave. Circunvalación de Urdesa, que por ser de doble vía se vuelve peligrosa en su transitar.

Igualmente no están pintados los carriles de la calle Luis Urdaneta que desde Boyacá hasta 6 de Marzo es muy estrecha y sin embargo se permite el estacionamiento a cada lado de la calle. Aquí debería señalizarse una línea continua color amarillo que determine el estacionamiento de carros solo del lado izquierdo. Igualmente no hay pintura para señalar la línea continua que debiera pintarse  en el eje central de la calle Rodrigo Chávez González al ingreso de Urdesa Norte.

Ni qué hablar de la pintada de los sitios destinados para las paradas de buses al pie de Plaza Quil, al frente del Policentro y del que debiera haberse determinado como parada obligatoria hace muchos meses al pie de la cuadra siguiente de la clínica Kennedy donde hoy funciona el C.C. Plaza Coronel  y donde pintorescamente la ATM colgó dos letreros de “Prohibido recoger o dejar pasajeros...multa $ 375”. 

¿Acaso no hay alguien en la ATM con suficiente criterio que planifique y lleve a cabo la ejecución de labores tan importantes como las señaladas aquí? ¿Acaso la pintura empleada en estos trabajos es tan costosa que se trabaja a cuentagotas y sin embargo se malgasta pintura en las ridículas pintarrajeadas del malecón? (O)
                                 
Jorge Nazri Adum