Un congreso para salvar al IESS

- 01 de noviembre de 2018 - 00:00

Dirigentes de 450.000 jubilados y pensionistas del IESS,  entusiastamente están organizando el congreso nacional para detener la crisis general que agobia al IESS, por la grotesca intervención directa del Gobierno anterior, que lo obligó a adquirir bonos por $8.500 millones, le negó la deuda de $ 7.500 millones, transfirió fondos del seguro de pensiones al seguro de  salud, eliminó su obligación de contribuir con el 40% para la jubilación, ha transferido el 33% del Seguro de Cesantía al Seguro de desempleo, la venta de activos a precio irrisorio, etc.

Hechos como los mencionados han provocado un déficit actuarial de $ 208 mil millones calculados para 2026, lo que pone en peligro las pensiones jubilares y demás prestaciones que corresponden a los afiliados activos y pasivos.

Ante esta realidad incuestionable, varias organizaciones, entre ellas la Federación de Jubilados Universitarios, la Coordinadora del Magisterio Fiscal, el Frente Único de Defensa del IESS, el Frente Unitario de Trabajadores, el Frente Popular, han resuelto unir su pensamiento y acción el 15 de noviembre del presente año, en el Congreso Nacional que se realizará en la ciudad de Guayaquil; al celebrarse el 96 aniversario de la primera huelga de los trabajadores de Ecuador que  exigían protección ante los riesgos de enfermedades y muerte, lo que constituyó el preámbulo de la creación de la Caja de Pensiones.

Representantes de 450.000 jubilados y pensionistas debatirán el proyecto de Ley Orgánica, sustitutiva a la Ley de Seguridad Social, misma que permite la injerencia directa de los gobiernos en las decisiones del IESS. Sucede que el art.28 de la ley actual determina que un vocal será de la Función Ejecutiva, quien presidirá el Consejo Directivo Nacional del IESS, mientras que el art. 370 de la Constitución consagra su autonomía.

Con seguridad el mencionado congreso será exitoso, porque existe la comprensión, como afirma el Dr. Proaño Maya, de que la nueva legislación sobre seguridad social no debe depender de instituciones políticas ni de la apreciación discrecional de los tecnócratas. (O)

Miguel Severo Andrade Orellana