Ecuador, 25 de Junio de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo

Argentina, a cambiar la historia

03 de diciembre de 2011

Este fin de semana  se dilucidará en Sevilla, España, quién es el campeón de la competencia tenística por equipos más importante del mundo, la Copa Davis.

En el Estadio Olímpico La Cartuja con una capacidad para 75.000 personas, pero con una cancha de tenis instalada para albergar 22.000 espectadores,  enfrenta en esta gran final a dos potencias del tenis mundial: España y Argentina. Los ibéricos ostentan cuatro títulos, todos ganados en la década pasada (2000, 2004, 2008, 2009) y otras tres finales en 1965, 1967, 2003, por otra parte los “albicelestes” llegaron a su cuarta final, habiendo perdido las tres anteriores (1981, 2006, 2008)  y son junto a Rumania e India los únicos países en haber estado en más de una final sin conseguir levantar la famosa ensaladera.

Está todavía fresca en la memoria de todos la dolorosa derrota sufrida por los “gauchos” en Mar del Plata  el 2008, cuando tenían todo a su favor para conquistar por primera vez este trofeo, que les ha sido tan esquivo. España llegaba disminuida en esa ocasión por la ausencia de su número 1 Rafael Nadal, debido a una lesión, Argentina tenía a David Nalbandian en muy buena forma  y a su nueva estrella  Juan Martín Del Potro con la confianza por las nubes, tras su reciente triunfo en el Abierto de los Estados Unidos.

Pero los españoles dieron la sorpresa y ganaron la serie por 3-1,  gracias al triunfo en singles de Feliciano López sobre Del Potro el primer día, la victoria de López y Fernando Verdasco en dobles contra Nalbandian y  Agustín Calleri,  y Verdasco sellando la hazaña venciendo a José Acasuso, quien reemplazó a un  Del Potro lesionado. El punto de los locales lo ganó Nalbandian contra David Ferrer.

Tras la derrota, salieron a la luz una serie de conflictos que se vivieron en los días previos dentro del equipo argentino, que involucraron principalmente a sus dos mejores jugadores, Nalbandian y Del Potro, discrepancias en la elección de la sede, en el reparto de los premios económicos y en la negativa de Del Potro al pedido de sus compañeros y su capitán Alberto Mancini, de renunciar a su participación en el Torneo de Maestros para dedicarle más tiempo a la preparación física, tenística y la adaptación a la superficie por ellos escogida.

Es muy difícil ganar una serie de Copa Davis, ni hablar de una final, si no existe un ambiente de alegría, compromiso, compañerismo y solidaridad dentro de un equipo.

En esta ocasión se respira otro aire dentro del cuadro capitaneado por Modesto “Tito” Vásquez, quien en sus inicios en el 2009, también tuvo resistencia de algunos jugadores, especialmente de Nalbandian, pero que este año parece haber logrado esa unión, armonía y tranquilidad, que fueron vitales en este recorrido a la final, dejando en el camino a Rumania, Kazakhstan como locales y dando la gran sorpresa al vencer a  la poderosa Serbia con Victor Troicki, Janko Tipsarevic, Nenad Zimonjic y Novak Djokovic en semifinales.

A pesar de esto, el favoritismo en esta oportunidad se inclina totalmente a favor de los españoles por varias razones: por historia, España ha derrotado a Argentina en las tres ocasiones en las  que se han enfrentado, además tendrán el apoyo del público, a diferencia del 2008, cuando tuvieron que soportar la bulliciosa barra argentina, el mejor ranking de sus singlistas, y esta vez sí contarán con la presencia de Rafael Nadal, el mejor jugador de la historia en canchas de arcilla, y con un registro de 14-0 en Copa Davis sobre esta superficie, sin contar con que en sus dos partidos más recientes en la semifinal contra Francia paseó a Richard Gasquet y Jo-Wlifried Tsonga en sets corridos.

El punto más débil de los ibéricos parece ser el de dobles, ya que Verdasco y Feliciano López no están pasando por un buen momento  y solamente han ganado un partido de los últimos once que han jugado juntos entre el circuito ATP  y la Copa Davis, incluyendo la aplastante derrota en la semifinal contra los franceses Michael Llodra y Tsonga por 6-1, 6-2, 6 -0.

David Ferrer, el # 5 del mundo, ha hecho una gran campaña este 2011.  Semifinalista del Masters la semana pasada, un gran tenista sobre canchas de arcilla, además de ser un excelente jugador de Copa Davis, será el segundo singlista español; su marca en singles es de 16 victorias y apenas 4 derrotas. Definitivamente, los europeos aparecen como favoritos en los partidos de individuales.

La capitanía está en buenas manos con el ex campeón de Roland Garros, Albert Costa, un tipo callado, sereno, equilibrado,  que cuenta con el respeto de todos sus jugadores y maneja muy bien el grupo. Si hay un jugador que sueña con ganar esta final es David Nalbandian, quien cumplirá 30 años el 1 de enero, uno de los mejores jugadores de la era abierta que no ha ganado un torneo de Grand Slam, fue finalista en Wimbledon 2002, y campeón del torneo de Maestros en el 2005, venciendo a Roger Federer en la final. Él ha sido el puntal del equipo argentino desde su debut en 2002 y  gracias a sus grandes actuaciones y  liderazgo ellos llegan a su tercera final en seis años.

Sus estadísticas lo dicen todo, 22 singles ganados y apenas 5 derrotas, 11 triunfos y 5 caídas en dobles. Verdaderamente impresionante.

Juan Martín Del Potro quiere reivindicarse de su derrota en singles contra López en la final de 2008, y es uno de los pocos jugadores que puede vencer a Nadal. Tuvo una excelente recuperación este 2011, tras varias lesiones y operaciones que lo mantuvieron alejado de las canchas prácticamente todo el 2010;  está obligado a ganar a Ferrer el viernes para mantener vivas las esperanzas sudamericanas.

Juan Mónaco,  quien tuvo un gran final de temporada y es el actual # 26 ATP, es la otra alternativa en singles para dar descanso a Nalbandián, quien ya no está físicamente para jugar tres días consecutivos contra los mejores del mundo en canchas de polvo de ladrillo, la tuvo   muy cuesta arriba al enfrentar ayer a Nadal, quien lo venció (6-1, 6-1 y 6-2).

El partido de dobles (a jugarse hoy) es de vital importancia  y los escogidos por Tito Vásquez son David Nalbandian y Eduardo Schwank, elemento que en esta temporada fue finalista en Roland Garros junto al colombiano Cabal  y finalista en dobles mixtos en el US Open con su compatriota Gisella Dulko. Este es otro partido que los argentinos tendrán la presión de ganar, en caso contrario la serie estaría casi decidida a favor de los peninsulares.

Todo apunta a que en caso de que la serie se decida en un quinto punto, Vásquez haría saltar a la cancha a Nalbandian para enfrentar a Ferrer.El tenis sudamericano busca su primera Copa Davis, ya que Chile, el otro país de la región en llegar a una final, cayó en su propia casa en Santiago contra Italia en 1976.  ¿Podrán los argentinos cambiar la historia e inclinarla a su favor?

Contenido externo patrocinado