Riobamba impulsa el turismo comunitario para este feriado

En la parroquia La Moya, el turista recibirá la explicación de un guía nativo sobre la historia de este sitio y su lucha por mantener tradiciones, como el “Camino del Hielero”.
31 de octubre de 2020 09:00

Debido a la pandemia por Covid-19, el sector turístico en Chimborazo ha sido uno de los más golpeados, su porcentaje de visitas y ocupación ha sido del 30%, por ello Riobamba se ha enfocado en brindar una propuesta de visitas a sus 11 parroquias rurales.

El Ecuador tendrá cuatro días de asueto en los que muchos han planificado salir a lugares abiertos, pues consideran que existe menos probabilidades de contagio, y es allí donde la parroquia La Moya, del cantón Riobamba, presta sus servicios, con todas las medidas de bioseguridad y el distanciamiento apropiado, para que puedan recorrer sus principales atractivos.

La Moya está ubicada a 20 minutos del centro de Riobamba, se toma una vía de primer orden y señalizada, que conduce a uno de los parajes más atractivos de la Sultana de los Andes, debido a que desde allí se puede observar al nevado Chimborazo en todo su esplendor.

Para quienes disfrutan de caminatas, los habitantes de esta zona -con el apoyo del Municipio- construyeron senderos interpretativos; allí el turista recibirá la explicación de un guía nativo sobre la historia de la parroquia y su lucha por mantener tradiciones, como el “Camino del Hielero” y los personajes que tocan la bocina, un instrumento considerado ancestral.

Uno de ellos es Jorge Miñarcaja, cuya destreza inició cuando jugaba con sus amigos y a la vez vigilaba el ganado que se apostaba en los verdes prados de la parroquia; tomaron una bocina propiedad de su padre y empezaron a retarse entre todos para ver quién tenía la habilidad de hacerla sonar.

Desde ese momento Miñarcaja no ha dejado su “herramienta principal de trabajo”, la cual la utiliza en cualquier ocasión que él considere importante, tales como recibir a los turistas, las fiestas y hasta para convocar a las 60 familias que habitan la parroquia para que salgan a las mingas.

“Es muy atractivo ver la habilidad de este hombre, muchos visitantes intentan, pero no pueden sacarle un sonido a la bocina, a diferencia de Jorge, quien ya por décadas desarrolla esa actividad”, mencionó Paula Shesha, moradora del sector.

Convivencia

Quienes gusten participar de la convivencia en este lugar tendrán experiencias propias del campo, como cuidar a los animales y preparar los platillos típicos de la zona.

“Tenemos varias llamas y ovejas de las cuales extraemos la lana para elaborar prendas de vestir, las mujeres jóvenes son las encargadas de esta labor, mientras que las de más edad son las que tejen, es como una tradición”, acotó Shesha.

En el corazón de la comunidad, los habitantes construyeron un centro interpretativo para que los turistas conozcan de manera lúdica la parroquia y los sitios que pueden visitar.

Entre ellos un modelo del Templo Machay, ubicado en el nevado Chimborazo, y el cual es considerado sagrado, debido a los rituales y ceremonias que se efectuaban en la zona.

Impulso económico

La pandemia por el Covid-19 ha hecho que varios negocios cierren sus puertas, pero esperan que los días de feriado les permita recuperarse. En Chimborazo existen más de 400 restaurantes, la mayoría de ellos han sobrevivido debido a sus entregas a domicilio.

El Municipio de Riobamba espera que la gente acuda a sus parroquias y disfruten del feriado bajo las medidas de seguridad, lo que permitirá una distracción para los visitantes y un impulso económico para las parroquias que viven de estas actividades.

Otros lugares

La parroquia Cacha también oferta su centro cultural y turístico Pucará Tambo, ubicada en una de las montañas más altas de Riobamba. Desde este sitio hay una vista panorámica de la ciudad.

Adicionalmente está la parroquia Quimiag, que mantiene la tradición del “Recorrido del Animero”, “un personaje que brinda descanso a las almas y recorre el cementerio en la noche para esta acción”. (I)

Contenido externo patrocinado