4 de cada 10 menores sufren acoso en España

- 09 de febrero de 2018 - 00:00
Las tecnologías de la comunicación resultan esenciales para los migrantes porque a través de ellas mantienen contacto con sus raíces y con sus familias.
Foto: Imagen de cdn1.eldia.com

Unicef presentó informe sobre la brecha digital en la infancia y denunció que migrantes, personas con discapacidad y LGTBI padecen más el problema.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) presentó un demoledor informe sobre el impacto de internet en la infancia española.

Según el estudio, en el que participaron 83 jóvenes de entre 10 y 15 años de colectivos de migrantes, casi la mitad aseguró haber sido víctima de algún tipo de violencia o de acoso sexual online durante los últimos años.

En concreto, el 42,6% de las chicas y el 35,9% de los chicos encuestados afirmaron que sufrieron ese problema en el país.

El objetivo inicial de este trabajo de Unicef fue determinar las diferencias educativas y el acceso al mercado laboral que provocan las nuevas tecnologías entre la juventud española.

Sin embargo, el resultado fue el descubrimiento de un impacto negativo mayor de lo esperado en los colectivos con discapacidad, de origen migrante y LGTBI.

El informe detectó que el 95,2% de los niños españoles usa internet de forma diaria; pero calcula que 300.000 no utiliza una computadora de forma regular y que 140.000 nunca ha tenido contacto con la red.

El 77,5% de los menores de edad consultados también aseguró que dispone de teléfono celular propio.

Empero, una de las conclusiones principales del informe es que la brecha digital entre los niños y niñas “no solo trae riesgos”.

Los investigadores del estudio aseguraron que tener acceso a la red ofrece muchas ventajas para el desarrollo y aprendizaje de los jóvenes, “ya que puede permitirles construir relaciones sociales con otros miembros del grupo etario que tengan sus mismas inquietudes”.

 El problema que apuntan es que no todos los jóvenes tienen acceso a esa ventana en la red y “el factor fundamental” es el estatus socioeconómico de sus familias.

Pero Unicef alertó que “los riesgos en línea son el elemento más alarmante cuando se aborda la relación entre niños y redes sociales”.

Y advirtió que falta educación en el manejo de esta herramienta debido, en gran medida, a que son los propios padres quienes desconocen las posibilidades del entorno digital; lo que les inhabilita para aconsejar a sus hijos sobre el empleo óptimo de la red. 

Un problema serio
De igual manera, los investigadores subrayan que 4 de cada 10 sufre discriminación y recibe discursos racistas por esta vía.

El ejemplo lo encuentran en los testimonios recabados de menores de edad musulmanes catalogados por sus propios compañeros de colegio con el despectivo calificativo de “moros” e incluso relacionándoles con el yihadismo islamista.

Esta discriminación por el origen de nacimiento y el discurso del odio hacia su pertenencia a una determinada comunidad “tiene un impacto muy negativo en estos menores, puesto que perpetúa en ellos estereotipos y dificulta su integración”, indicó el estudio.

Otro de los datos preocupantes que reveló el detallado informe es que la comunidad con mayor dificultad para el acceso y uso de las nuevas tecnologías es la gitana, un colectivo históricamente marginado que representa menos del 6% de la demografía nacional. 

De acuerdo con un estudio de la Fundación Secretariado Romaní realizado en 2016, el 22% de los jóvenes gitanos carece de conexión a internet en sus hogares por motivos económicos, por lo que “la pobreza es, sin duda, una barrera que impide la normalización de esta situación”.

Ellos son, junto a los jóvenes homosexuales y a los de origen migrante, “los más vulnerables y los más atacados en la red”.

La unión familiar
No obstante, para la comunidad migrante, como la ecuatoriana, las tecnologías de la comunicación resultan esenciales porque a través de ellas mantienen contacto con sus raíces, con sus familias y, a menudo, “mejoran su integración en España”.

En la presentación del estudio uno de los directivos de Unicef, Isidro Elezgaray, precisó que “para las nuevas generaciones de jóvenes ser parte de un entorno digital es lo natural, por lo que el objetivo de los adultos tiene que ser el de mitigar los riesgos y maximizar las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías, porque no todos las disfrutan de manera equitativa”.

La investigadora Estefanía Jiménez detalló que, para la elaboración del informe internacional, se identificó a los grupos de menores “más vulnerables” y se realizaron entrevistas “en profundidad” en las comunidades autónomas de Andalucía, Canarias, Cataluña, Valencia, Madrid y Euskadi, que en conjunto representan el 80% de la población residente en el país del Viejo Continente. (I)

Antecedentes

Investigación
Los refugiados consideran que tener un teléfono móvil y acceso a internet es tan importante como contar con alimentos, agua o albergue, según un estudio elaborado por la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y Accenture. 

52 por ciento de la población mundial no tenía acceso a internet hasta septiembre del año pasado. 

La tendencia
De la población mundial sin red más del 60 por ciento vive en la región de Asia y Pacífico y el 18 por ciento en África.  La diferencia global entre regiones con y sin acceso a internet persiste. 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: