ESPECIAL

Los medios públicos, al servicio de la ciudadanía

- 19 de noviembre de 2017 - 00:00
Desde la redacción del diario EL TELÉGRAFO, en Guayaquil, se genera el matutino y 4 de sus nuevos productos: revistas especializadas que abarcan los sectores productivo, social y cultural del país.

Diario EL TELÉGRAFO, Ecuador TV, Pública FM, Agencia Andes y todas (5) las plataformas digitales de los medios públicos del país estrenaron rostros. En una segunda fase entrarán diario El Tiempo, de Cuenca, y otros. Este giro de 180 grados en fondo y forma, en contenidos periodísticos y en diseño gráfico, coloca a este grupo a la vanguardia de la información en el territorio nacional. Su línea editorial: pluralidad total, sin atacar ni deshonrar a nadie.

Los medios públicos cambiaron de forma pero, sobre todo, de fondo y apostaron por la renovación integral. Una renovación necesaria para cumplir con su verdadero papel que fue anulado en épocas anteriores: servir a la ciudadanía, informar, educar y entretener.

Esos son los postulados de la Unesco: “Los medios públicos no son comerciales ni de propiedad gubernamental, son libres de la interferencia política y de la presión de las fuerzas comerciales”.

Para seguir ese camino, directores, editores, productores, periodistas, reporteros, redactores... todos los integrantes de los equipos dieron un giro de 180 grados y dejaron atrás el pasado.

Los medios trabajaron arduamente. El martes 14, después de cuatro meses de laborioso y silencioso trabajo, presentaron sus nuevos rostros: Diario EL TELÉGRAFO, Ecuador TV, Pública FM, Agencia de Noticias Andes y las 5 plataformas digitales.

En línea con las tesis de la Unesco, Andrés Michelena, gerente general de Medios Públicos, dijo que todos los trabajadores asumieron el reto, donde lo principal es el ciudadano. “Lo fundamental es ser plurales, influyentes e inclusivos”. Reveló una recomendación del presidente Moreno: usar los medios para cosas buenas, no para atacar ni deshonrar a alguien, como ocurrió en el pasado.

EL TELÉGRAFO, el diario más antiguo del país, con 133 años de vida, incluye 6 revistas temáticas: Desde Cero, Tierra y Mar, Cartón Piedra, Mi País Adentro, Séptimo Día y Panas. Todas las páginas del nuevo diario y de las revistas están pensadas, diseñadas y dirigidas a todos los sectores sociales del país.

Hernán Ramos, responsable de los cambios editoriales y periodísticos de los medios públicos, explicó que con esta renovación profunda, EL TELÉGRAFO es más ágil, didáctico, pluralista e incluyente. “La tarea es compleja -pues el cambio sigue- porque la prioridad es preservar la identidad histórica del diario, sin dejar de ponerlo a tono con las tendencias de la comunicación, en esta hora especial del país y del desarrollo imparable de las tecnologías digitales de la información”.

Los cambios de EL TELÉGRAFO y de los otros medios del Grupo de Medios Públicos -añadió Ramos- son fruto del trabajo en equipo. “Se ha optimizado a tal nivel el talento humano y los recursos materiales, que el costo directo es igual a cero, en una economía de restricciones fiscales”.

En esta transformación, el diseño es clave. Xavier Peña, editor gráfico, explicó que se refrescaron las líneas del diario con una nueva propuesta. Entre ellas, se recuperó la dualidad de colores (blanco y negro), algo que se perdió en otros medios. “Es un recurso gráfico que embellece, da fuerza y seriedad al diario. El juego de colores se complementa con fotografías, ilustraciones e infografías”.

Peña valora el cambio editorial, en línea con la riqueza histórica de un diario que ha vivido tantas épocas y episodios distintos en el país.

“El nuevo rostro de EL TELÉGRAFO muestra algo que no se ha hecho en Ecuador: un corte de diario europeo, porque tenemos periódicos muy al estilo estadounidense”.

Peña, en línea directa con Hernán Ramos y el editor de infografía, Carlos Proaño, han creado un diario ágil y fácil de manejar. Se incluye una guía, una ruta de lectura.

Proaño reconoce que la propuesta devino arriesgada porque rompió los esquemas tradicionales. “Por ejemplo, tenemos fotos que ocupan el 80% de una página y usamos espacios en blanco”.

Citó otro ejemplo: cambiar la posición de la página editorial, que ahora está en la 14.

Otro detalle del giro radical está en las páginas web de EL TELÉGRAFO, Ecuador TV, Pública FM y Agencia de Noticias Andes. Omar Jaén, director nacional de Medios Digitales, explicó la nueva visión de los medios públicos.

Según él, existe demasiada competencia en redes sociales y la cancha marcada en el área de impresos. La diferencia, dijo, está en el digital: todos los días aparece un competidor y hay infinidad de páginas deportivas que nacen a diario, por ejemplo.

Por eso, los medios públicos proponen hoy noticias del momento y el valor agregado está en las redes sociales. “Allí fortalecimos el trabajo y tenemos material exclusivo”.

Fernando Larenas, director de EL TELÉGRAFO, explicó que el periódico se integra con el resto de medios públicos en una plataforma única. “Por ejemplo, Fanático, la sección deportiva, vamos a llevarla a la radio y la televisión”.

También tendrá programas para el agro ecuatoriano, con la radio, desde temprano. “El reto es muy grande”.

Los contenidos de la página web de EL TELÉGRAFO son más fluidos y variados. El diseño incluye la edición impresa, pero tiene agenda propia también, con bastante color blanco. “Para que no haya tanto ruido y la gente se concentre en la noticia”, comentó Omar Jaén.

El rostro digital de Ecuador TV y Pública FM también tuvo su “cirugía”. Antes eran subsecciones de una página web, hoy tienen sus dominios y manejan sus contenidos. “Las noticias importantes o fuertes están en la apertura de esas páginas porque nunca podemos dejar de informar a la gente”.

Jaén adelantó que la Agencia Andes prepara un gran proyecto digital: un boletín informativo y analítico por suscripción, que estará listo en las próximas semanas”. Eso incluye un contacto directo con las autoridades del Gobierno para conocer de cerca la situación de diferentes sectores del país.

¿Por qué esta transformación? Porque los medios públicos no pueden estar al servicio de un movimiento político ni del Gobierno de turno. Son medios para el debate, para la diversidad de ideas, la construcción de identidades, tolerancia y la plena libertad de expresión. (I)

El pasado miércoles, en el estudio de Gamavisión, en Quito, se hizo la presentación oficial de los nuevos medios públicos con la presencia del gerente general, Andrés Michelena. Foto: Álvaro Pérez / et

-------------------------

Ecuador TV ya no es un canal partidista ni gobiernista

Ecuador TV no escapó de los problemas que arrastraba la administración de los medios públicos. El cambio radicó en democratizar la palabra.

Por ejemplo, hubo una serie de inconvenientes sobre: falta de insumos para la producción y la ausencia de equipo técnico- operativo, como cámaras en mal estado y sin mantenimiento.

La fusión con EL TELÉGRAFO en agosto de 2016, según Eduardo Khalife, director de Producción y Programación de Ecuador TV, generó retrasos en los procesos de contratación planificados.

Eso afectó la capacidad de producción del canal, es decir no había la cantidad necesaria de programas (70% del 100%) para llenar la parrilla.

Además, en estos tres primeros meses de una nueva administración, enfocada en dar el acceso a todas las voces, se rompió con la lógica de que para ser parte de Ecuador TV se debía tener, a más de calidad, ser afines al régimen anterior.

“Ahora no, para que las personas trabajen en este canal, cualquiera es libre de pensar lo que quiera. Ellos tienen derecho a la autodeterminación de conciencia. Aquí no se les pregunta a los empleados si son progobierno o afines a un partido. Aquí se pide respeto a los principios de la comunicación pública y calidad en el trabajo”, resaltó Khalife.

Con ese parámetro, en estos 90 días ya se hizo un nuevo trazado de una línea editorial en los noticieros (Telediario). Para ello hubo la fusión con Gamavisión.

Para Mario Naranjo, director nacional de noticias del canal público, democratizar la palabra rompió con viejas prácticas que estaban presentes en Ecuador TV.

“Era un parlante de un presidente, de un color de partido. Lo primero que se hizo fue democratizar la palabra, incluyendo todas las voces posibles”.

Eso lo logró, dijo, con esfuerzo día a día y para ello hubo un trabajo al interior de ese espacio.

Naranjo puso un ejemplo. Cuenta que una periodista le dijo: “Mis asignaciones los últimos 5 años eran recorrer la ciudad, ver una calle en mal estado, para luego criticar -por ejemplo- al alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot”.

Esa práctica se acabó. “Ahora, sale a las calles, mira esos problemas y los ciudadanos deben dar las alternativas de solución”. Al mismo tiempo explicó que la política ya no es la razón de ser de los noticieros. Tampoco se interrumpe la programación normal para actividades oficiales del Ejecutivo.

Actualmente se planifican nuevas franjas para adultos mayores, mujeres. También se analiza la incorporación de espacios y contenidos privados.

Sin embargo, Khalife advierte: “Tenemos que regresar a la fuente de la opinión ciudadana para entender a las audiencias y eso significa que los televidentes, más que consumidores, son ciudadanos”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: