Arboleda: "Jugando en Ecuador tienes pocas posibilidades de estar en la selección"

- 27 de Junio de 2017 - 15:58

"Acepté venir al Sao Paulo porque es uno de los más grandes de América", dijo Robert Arboleda al ser presentado oficialmente en el tricolor del barrio de Morumbí, al lado del mediocampista argentino Jonatan Gómez, proveniente de Independiente Santa Fe de Colombia.

Arboleda necesita que la documentación legal para trabajar en Brasil se encuentre en regla antes del viernes para poder ser incluido en el banco de suplentes ante Flamengo. El equipo dirigido por Rogerio Ceni está cerca de la zona de descenso y los refuerzos prometen ser una suerte de intento de la salida de la crisis futbolística del equipo tricolor.

"La verdad que mi decisión pasa porque es un club muy importante, uno de los más grandes de América. Quiero triunfar acá, darles alegría al club, a la torcida (hinchada) y luchar de la mejor manera; es un reto muy importante estar acá", dijo en conferencia de prensa.

Uno de sus sueños profesionales se cumple jugando al lado del uruguayo Diego Lugano y de Rodrigo Caio, que ocupan los puestos de zagueros centrales.

"Espero trabajar para acoplarme al equipo. El director técnico decidirá quién estará en el campo de juego y busco sanamente ganarme un puesto. Si me toca al lado de Lugano, para mí es un orgullo estar al lado de un grande igual que Rodrigo Caio hacer las cosas de la mejor manera para construir una defensa sólida y fuerte. La adaptación se logrará con el correr de los entrenamientos y estoy bien físicamente".

El zaguero dijo que "gracias a Dios" tiena la suerte de hacer goles de cabeza y de penal, y que su salto al exterior le da más visibilidad para ganarse un espacio en la selección ecuatoriana.

"Cuando estás en equipos de Ecuador tienes pocas posibilidades de estar en una selección y hay muchos jugadores en el exterior. Primero pienso en salir campeón en Brasil y después vendrá la selección, eso lo decide Gustavo Quinteros".

El ecuatoriano dijo que es un jugador que prefiere salir jugando al contacto físico, que prefiere anticiparse a la jugada y generar fútbol incluso desde su posición defensiva. Toda una definición tratándose del equipo donde brillaron cracs como Raí y el que vio nacer a Kaká. (D)