Sábado, 10 Junio 2017 00:00 Cultura

Chevi Muraday provoca con Clarice Lispector

El lunes falleció David Delfín, un diseñador español a quien Chevi rinde homenaje vistiendo su camiseta.
El lunes falleció David Delfín, un diseñador español a quien Chevi rinde homenaje vistiendo su camiseta. Foto: William Orellana / El Telégrafo

Este año la propuesta del bailarín en Guayaquil parte de los textos de Agua Viva, una obra de la escritora brasileña.

Redacción Cultura

Hace seis días Chevi Muraday no deja de usar la camisa que lleva el nombre y logotipo de David Delfín, un amigo suyo y diseñador español que murió hace una semana, a los 46 años, por dos tumores cancerígenos en la cabeza. Delfín, como Chevi, era conocido por ser un provocador, “no de polémicas, sino de emociones”, dice diarioEl País.

La semana pasada Muraday volvió a Guayaquil, la ciudad que visitó por primera vez hace ocho años, cuando el escenario para la danza contemporánea parecía un “páramo”. Aquí, entre la emoción de aproximarse a la relación de los indígenas con la naturaleza en su primera visita al Oriente,la agitación de la danza y los códigos que genera, se enteró de la muerte de Delfín.

El año pasado Muraday mostró en Guayaquil ‘23’, una obra que surgió de una semana en residencia, con un grupo al que llama ‘revolucionarios’. A él se le pasa por la cabeza decir que son ‘gente de trinchera’, pues entre los participantes estaba la actriz Luciana Grassi, a quien admira y bailarinas como Carolina Pepper, Jenni Carvajal y Jennifer Cabezas, con quienes trabaja desde sus primeras visitas al país.

Entonces, los aplausos fueron de pie ante una obra que jugaba con las expresiones corporales que producía la agitación de los textos del poeta ‘maldito’Charles Baudelaire, en la sociedad guayaquileña, que para Muraday enfrenta “una falta de libertad que necesita explotar”.

Este año, durante el mes que se quedará en el país -y no tiene pronosticado regresar hasta después de febrero de 2018, fecha en que está cerrada su agenda- trabajará con los alumnos de la Universidad Casa Grande; el lunes empieza un taller en La Fábrica, uno de los lugares que lo acoge desde su primera visita. En el Teatro Sánchez Aguilar presentará ‘Black apple’ junto con una de las bailarinas más antiguas de su compañía Los Dedae, Paloma Sainz-Aja, en la edición XV de Fragmentos de Junio y en Manta.

Muraday asegura que su residencia en La Fábrica no tiene nada que ver con el taller del año pasado, pero vuelve a tomar un lenguaje literario para provocar. Experimentará con el uso de los textos de Agua Viva, de la escritora brasileña Clarice Lispector. Trabajó con ellos los dos meses que estuvo en Brasil, dirigiendo una residencia con la Compañía Nacional de Danza de Río de Janeiro.

En Brasil, el trabajo le resultó “inquietante porque despierta sentidos y abre puertas que no sabemos que están ahí. Clarice Lispector seduce mucho, lleva a la reflexión y tiene un control del tiempo y la lectura realmente apasionante. He leído muchos libros de ella, pero con este me quedaba inmerso, un poco en la inopia, como intentando reflexionar la información que quería decir en un solo párrafo. Creo que Lispector tiene un inmenso contenido, la idea del taller es inspirarnos en ellos”, dice Muraday, en entrevista con este diario.

En su texto, Lispector se vuelve fragmentaria, se describe a sí misma como “dividida en millares de veces como los instantes que transcurren, tan fragmentaria soy y tan precarios los momentos, solo me comprometo con la vida que nace con el tiempo y que crece con él. Solo en el tiempo hay espacio para mí”.

En ese diálogo que fija Lispector entre lo que nace y muere en el mismo instante radica la sorpresa y la identificación personal de Muraday con este trabajo. El texto de la brasileña lo llevó a espacios vacíos por los que no había transitado desde la perturbación. En Brasil el trabajo derivó en una puesta en escena de la que caía una lluvia de diamantes artificiales de 200 kilos.

Muraday sabe bien que el resultado enGuayaquil, como pasaría con otro cuerpo de danza, no será el mismo. Le interesa suscitar, marcar un punto de reflexión. Él no pronostica un determinado tipo de lenguaje corporal de las bailarinas con las que lleva trabajando desde su primera visita a la ciudad, más bien desea ver cómo se desarrollan a partir de su primera propuesta. “Ese es el objetivo: compartir y luego ver”.

Para este bailarín español de 47 años lo importante de la danza contemporánea no solo es que exista la belleza, pues esa condición, explica, está en muchos otros lugares. “Creo que movilizar y crear pensamiento es una responsabilidad muy importante de todos los creadores y de todas las disciplinas. Me incluyo en ellas desde mi herramienta de trabajo, que es la danza contemporánea, desde ese lugar intento ganar público”, concluye.

Datos

- El curso de Muraday en La Fábrica Cuerpo-Espacio inicia este lunes 12 de junio y culmina el 16. El horario es de 9:00 a 12:00. El taller está basado en danza contemporánea e improvisación, dirigido a bailarines, actores y artistas escénicos de nivel medio en adelante.

- El lunes 26 de junio, a las 20:00 presentará la obra ‘Black Apple y los párpados sellados’, junto con la bailarina Paloma Sainz-Aja.La obra desarrolla una propuesta con dos personajes secundarios del libro La Peste, de Albert Camus.

- Muraday es fundador de la compañía de danza Losdedae, que celebró 20 años de vida con diversas propuestas y un elenco que se ha ido expandiendo.

- Aunque su residencia está en España, viaja constantemente para dictar talleres de danza. Hace 7 años visita el país con propuestas escénicas.

ENLACE CORTO

Últimas noticias

Últimas noticias

Cultura

Google Adsense

 

Promo-galeria