La obra inaugurada ayer costó $ 2,5 millones

Subestación Totoras beneficia a 20.000 tungurahuenses

| 09 de Febrero de 2017 - 00:00
La unidad posee 6 alimentadores. La energía que se distribuye a sectores de Ambato, Pelileo y Quero llega de las hidroeléctricas de Paute y Agoyán.
FOTO: Foto: Roberto Chávez / EL TELÉGRAFO

Ayer la Subestación Eléctrica Totoras, ubicada al sur de Ambato, fue inaugurada. Esta unidad beneficiará a un número aproximado de 20 mil habitantes de Picaihua, San Francisco, Totoras, Palagua, Salasaca y área industrial del cantón Pelileo.     

Su construcción empezó a mediados de 2015 y entró a operar hace dos meses. La obra estuvo a cargo del Ministerio de Electricidad y Energía Renovable, a través de la Empresa Eléctrica Ambato Regional Centro Norte (Emapa) en el marco del Programa Nacional de Reforzamiento del Sistema Eléctrico.

Medardo Cadena, ministro de Electricidad, recorrió las instalaciones junto a autoridades locales y explicó importantes datos sobre la cobertura del fluido eléctrico en la provincia.

“El Gobierno Nacional ha hecho grandes obras y esfuerzos por dotar de energía a esta provincia; hoy por hoy el servicio eléctrico cubre el 99,5% del territorio tungurahuense. El servicio a nivel nacional alcanza el 97,2%, lo que convierte a Tungurahua y el país en referente regional en términos de cobertura”.

La inversión estatal para la edificación de la subestación Totoras es de $ 2,5 millones. La unidad cuenta con un transformador de 20 megavoltiamperios (MVA), lo que permite mayor fluidez al momento de la distribución energética y además refuerza el programa de ‘Cocción eficiente’ en la provincia.

La subestación recibe energía proveniente de las hidroeléctricas de Paute (Azuay) y Agoyán (Tungurahua), según explicó Raúl Parra, técnico a cargo de las estaciones eléctricas de la provincia.

“Los seis alimentadores que la unidad posee fueron financiados con fondos estatales que año a año se entregan a fin de apuntalar el tendido y servicio eléctrico en todo el territorio provincial. La construcción y equipamiento duró 10 meses. A más de Ambato y Pelileo desde aquí se distribuye energía para una parte del cantón Quero, sectores donde miles de personas ya usan las cocinas de inducción”, dijo.

Las industrias y fábricas cercanas también se beneficiarán de la operatividad de la unidad eléctrica. “Al sur de Ambato existen decenas de talleres de carrocería, pintura, metalmecánicas, carpinterías, almacenes automotrices, y otros negocios, que dependen totalmente del fluido eléctrico. Con esta obra además se eleva la calidad de vida de los habitantes de zonas que antes eran olvidadas por las autoridades”, mencionó Luis Montenegro, dirigente del barrio La Dolorosa. (I)