El personaje

Los 'silbidos de los Andes' los entona Jorge

| 16 de Septiembre de 2017 - 00:00

Jorge Miñarcaja. Anciano bocinero de Riobamba.

Un estrepitoso, pero a la vez llamativo sonido atrae de forma inmediata la atención de los turistas que bajan del tren crucero en Riobamba. Arriban hasta la parroquia La Moya y se percatan de la presencia de un hombre de avanzada edad. En sus manos sostiene una especie de trompeta elaborada con cuernos de vaca, y un largo pabellón de bambú, conocida como la bocina.

Se trata de Jorge Miñarcaja (foto) de 73 años, quien entona este instrumento desde los 14 años. Aunque es el segundo de cuatro hermanos, en su familia solo él aprendió este arte. “Su destreza la pulió cuando jugaba con sus amigos y a la vez vigilaba el ganado de su familia, que pastaba en los verdes prados de La Moya.

Junto a sus hermanos, él solía tomar una bocina de su padre y comprobar quién tenía la habilidad de hacerla sonar más fuerte”, destacó Miguel Miniguano, amigo de Jorge. Desde ese momento no ha dejado su ‘herramienta principal de trabajo’, la utiliza en cualquier ocasión que considera importante, entre ellas corridas de toros, fiestas tradicionales y hasta el llamado  a mingas las 60 familias que habitan la parroquia.

“Sabemos que hay algún trabajo importante cuando suena la bocina”, mencionó Paula Shesha, vecina del lugar. Este hombre de brillosos ojos cafés y gran sonrisa suele pararse al ingreso del complejo turístico La Moya, ubicado a 20 minutos de Riobamba, a entonar su instrumento, lo cual es conocido como el ‘silbido de los Andes’. Lo hace con la ropa típica de la zona, es decir su poncho rojo, un zamarro y un sombrero negro, adicional usa una bufanda color blanco.

Su atuendo llama la atención de los cientos de los turistas que llegan al sector. “Siempre está listo para dar la bienvenida, la melodía llama la atención y los visitantes buscan tomarse fotos con él, cuando se termina el recorrido Jorge los despide con su armonía”, indicó María Pagua, vecina de la Moya. (I)