Microsoft sufre caída de sus beneficios netos

22 de octubre de 2012 00:00

El beneficio neto de Microsoft cayó un 22% en el trimestre julio-septiembre, un anuncio que se produjo una semana antes de que presentara el nuevo sistema operativo Windows 8 y en pleno cambio de rumbo hacia las tabletas electrónicas. La ganancia en términos netos de Microsoft, que en el tercer trimestre del año corriente inicia su ejercicio fiscal, se situó en los 4.466 millones de dólares, debido a que las ventas de ordenadores personales perdieron tirón, mientras se espera la llegada de un nuevo sistema operativo de  Windows.

El beneficio operativo, por actividad ordinaria, fue de un 26% menor con respecto al mismo trimestre del año anterior, al situarse en   5.308 millones de dólares.

El dato operativo se resintió porque consumidores y empresas interrumpieron las adquisiciones de software hasta la llegada del nuevo Windows y las versiones renovadas del Microsoft Office.

El jefe de operaciones de Microsoft, Peter Klein, recordó el viernes pasado que “la caída de la demanda de ordenadores personales antes de la salida del Windows 8 ha afectado el beneficio operativo”.

La llegada del nuevo Windows 8 viene de la mano de la esperada puesta en el mercado de la tableta Surface, con la que Microsoft intenta poner un pie en este prometedor mercado, mientras las ventas de los tradicionales ordenadores portátiles caen.

El consejero delegado de Microsoft, Steve Ballmer, dijo en un comunicado que “las inversiones que hemos hecho durante varios años convergen ahora para crear el futuro de servicios y dispositivos excepcionales”, opinó Ballmer.

El ejercicio fiscal comienza para Microsoft en un entorno rápidamente cambiante, como indicó el pasado viernes, con una intensa competencia y transiciones tecnológicas a tabletas, software más sencillo e intuitivo y la computación en la nube, que permite acceder a información personal en cualquier momento.

El ejercicio fiscal previo supuso para Microsoft una caída del beneficio neto anual del 26%, mientras que Apple, que en 2010 superó en valor de mercado al gigante, fundado por Bill Gates y Paul Allen, ha inaugurado una nueva era en informática.