Microsoft presenta la nueva generación de su consola: Xbox One

25 de mayo de 2013 00:00

Microsoft desveló el martes pasado su apuesta de futuro para el entretenimiento doméstico, un proyecto que tiene en su epicentro a Xbox One, su nueva videoconsola que debutará este año y que heredará el exitoso legado de su predecesora, Xbox 360, de la que se distancia en diseño y prestaciones.

La compañía informática enseñó por primera vez Xbox One en un evento celebrado en su sede de Redmond, en el estado de Washington, donde se enumeraron las capacidades principales del dispositivo, aunque sin demostraciones de su rendimiento con juegos.

Xbox One fue creada “desde cero” y su aspecto recuerda al tradicional reproductor DVD con una proporción 16:9 y pensada para instalarse en posición horizontal, cuenta con disco duro de 500 Gb, un procesador de 8 núcleos x86, conexión “wireless”, tres puertos USB, uno HDMI y con lector Blu-ray.

Dada la gran acogida que tuvo el periférico Kinect tras su lanzamiento en 2010, Microsoft ha querido acentuar su importancia de cara a Xbox One, donde este sensor audiovisual externo reclama su lugar como el verdadero hecho diferencial de esta plataforma frente a los competidores.

Un sensor audiovisual externo reclama su lugar como el  hecho diferencial de esta plataformaKinect fue protagonista en la presentación de hoy -martes- donde se mostró su capacidad para capturar video en alta definición (1080p) a 30 frames por segundo y su precisión a la hora de entender la voz y los movimientos del usuario, que ahora también se detectarán bajo condiciones mínimas de luz y en condiciones variables de espacio.

Gracias a Kinect el usuario podrá activar Xbox One solamente con una instrucción hablada (“Xbox On”, en inglés), pasar de ver una película, jugar a un juego o ver la televisión con solo pedírselo a la consola, lo mismo que cambiar de canales, “tan rápido como con el control remoto”, dijo Yusuf Mehdi, vicepresidente de Estrategia de la división de Entretenimiento de Microsoft.

Mehdi demostró cómo con un gesto de las manos la consola regresa al menú principal y enseñó el potencial de Xbox para hacer varias tareas simultáneas (una de las cosas presentadas más interesantes), como por ejemplo ver una película y realizar una videoconferencia por Skype, sistema que está integrado en Xbox One.

La compañía estadounidense aspira a que los usuarios conviertan Xbox en su vía de acceso a los contenidos en su televisor, no en un accesorio que solo se conecta para jugar, para lo que incorpora menús de programación y listas de lo más visto por los miembros de la comunidad Xbox Live.

A través de la aplicación SmartGlass y con Kinect como vínculo, el propietario de Xbox One podrá también interactuar con la consola a través de su tableta o teléfono móvil y, entre otras cosas, realizar búsquedas en Internet en la pantalla sin que eso implique  que deje de ver algún programa  en el televisor en ese momento.

Microsoft dedicó la mitad del acto a hablar de videojuegos aunque se reservó para la feria E3, que se inaugurará el 6 de junio, las demostraciones en vivo que permitirán tener una referencia de qué es lo que Xbox One aporta al jugador frente a Xbox 360 más allá de un nuevo mando de control, sin cables, que ha sido rediseñado para incrementar su precisión.

La compañía aspira
a que los usuarios conviertan Xbox en su vía de acceso a  contenidos de TV
El mando cuenta con un sensor infrarrojo para ser detectado por Kinect, lo mismo que ocurre con el mando  de Wii de Nintendo o el Move de Sony con sus respectivas consolas. Franquicias que estarán en Xbox One son “Call of Duty” con su nuevo “Call of Duty: Ghosts”, juego del que se pudo ver hoy -martes- su primer tráiler, así como “Forza Motorsport 5”, que estará disponible desde el lanzamiento de la consola que verá la luz “próximamente en este año en el mundo”, dijo Don Mattrick, presidente de la división de Entretenimiento de Microsoft.

Xbox One llegará al mercado con el desafío de superar a Xbox 360, que durante dos años es la consola más vendida en Estados Unidos y compite principalmente con PlayStation 4, dispositivo con el que Sony quiere volver a dominar el sector. Los inversores en Wall Street reaccionaron con frialdad a Xbox One y las acciones de Microsoft perdían menos de un punto durante la jornada bursátil en la que Sony, por el contrario subía más de un 9 por ciento. La consola estará a la venta antes de que finalice el año y solo se comercializará junto con Kinect por un precio aún por desvelar, pero que presumiblemente no será inferior a 300 dólares. EFE

Te recomendamos

Las más leídas