Instagram, sin candados para utilizar datos de sus usuarios

19 de diciembre de 2012 - 00:00

El nuevo propietario de Instagram, la red social Facebook, cambió las políticas de privacidad. La compañía y sus anunciantes ahora puedan acceder a los datos de los usuarios de Instagram con fines publicitarios.

Instagram es la red de fotografías que goza de popularidad entre los usuarios de iPhone y aparatos con el sistema operativo Android.

Tras su ruptura con Twitter, la mejora de su cámara para iOS y Android y la incorporación de un nuevo filtro -Willow- para sus imágenes, Instagram modifica su política de privacidad. El cambio comenzará a aplicarse a mediados de enero de 2013.

Las modificaciones no afectan la propiedad de las fotos ni en quién puede verlas. Los usuarios seguirán siendo dueños de sus instantáneas y el control de quién puede verlas lo sigue teniendo el dueño de la cuenta. Además, el usuario aún podrá tomar la decisión de si publica sus fotografías en Facebook o no.

La nueva actualización de la privacidad y términos de uso ayudan a que la interacción con Facebook sea más amplia, de tal forma que la red social de Mark Zuckerberg pueda usar los datos de Instagram con fines comerciales.

Es decir, cuando el usuario acepta las políticas de privacidad de Instagram, está de acuerdo con que Instagram comparta sus datos e información con Facebook, que a su vez los utilizará para, entre otras cosas, ofrecer publicidad personalizada.

Con esta acción, los datos no solo se intercambian entre Instagram y Facebook, sino que la red social de Mark Zuckerberg también comparte los datos del usuario con sus "afiliados" (otras de sus empresas anunciantes).

Igualmente, no está descartado que en el futuro Facebook incorpore publicidad en Instagram. "Como parte de nuestra nueva colaboración, hemos aprendido que compartiendo ideas e información, podemos crear una mejor experiencia para nuestros usuarios", afirma el equipo de Instragram.

En las redes sociales los usuarios de la aplicación expresaron su molestia por las modificaciones en el servicio de Facebook. Asimismo, la revista Wired, especializada en la tecnología cibernética, publicó de inmediato una "guía para el usuario" con los pasos para abandonar Instagram con sus fotos.

Esta no es la primera vez que una red social decide sobre el destino de los archivos de sus usuarios. Ya Twitter decidió entregar todos las publicaciones de los usuarios con cuentas públicas a la Biblioteca del Congreso de EE.UU. La decisión la tomó en abril de 2010 e incluye todos los mensajes públicos desde la creación de Twitter en 2006.

El mantenimiento de 50 millones de tweets diarios constituye un esfuerzo oficial. Cada tweet ha sido tomado como un archivo JSON. Este contiene información no solo del tweet en sí mismo, sino también día y hora en que fue publicado, número de seguidores de la cuenta, cuando fue creada, localización, entre otros.

Sin embargo el sitio de microblogging anunció esta semana que se sancionará a los usuarios que copien en su “timeline” (muro) los tuits de otros seguidores, sin citar la fuente.

En caso de comprobarse el plagio, Twitter publicará automáticamente en el muro un mensaje en el que se especifique que el tuit fue retenido porque se ha faltado al derecho de autor.

La nueva normativa señala que cualquier usuario no solo podría reclamar la autoría de un tuit, algo que la red social pretende defender con este nuevo mecanismo a través del mensaje de advertencia, sino que también se podría reclamar derechos de autor cuando un medio citase algún tipo de información.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Últimas noticias