Facebook apunta al control mental de ordenadores

- 25 de septiembre de 2019 - 00:00
La empresa CTRL-labs desarrolla una pulsera que “lee el cerebro”, transmitiendo sus señales eléctricas a la interfaz de un ordenador.
CTRL-LABS

La compañía de EE.UU. comprará CTRL-labs, empresa centrada en interfaces cerebro-máquina. La operación está valorada entre $ 500 millones y $ 1.000 millones.

Facebook anunció que alcanzó un acuerdo para adquirir la empresa emergente CTRL-labs, dedicada a la investigación de tecnología que permita controlar ordenadores directamente desde el cerebro mediante señales neuronales.

La compañía estadounidense que hizo pública la adquisición en la página en la red social de su vicepresidente para realidad virtual y aumentada, Andrew Bosworth, no detalló la cuantía de la operación, pero el medio económico especializado CNBC la cifró en entre $ 500 millones y $ 1.000 millones.

Pulsera decodificadora
“La visión de este proyecto es una pulsera que permita a la gente controlar sus aparatos como una extensión natural del movimiento”, indicó Bosworth, quien apuntó que CTRL-labs, con sede en Nueva York, pasará a formar parte de la división Facebook Reality Labs, que desarrolla, entre otras, aplicaciones de realidad aumentada.

Según el vicepresidente de la red social, la pulsera decodificará las señales eléctricas emitidas por las neuronas dirigidas a los músculos con órdenes como “haz clic en el ratón” o “aprieta un botón” y las traducirá a señales digitales que puedan ser comprendidas por el ordenador.

“Captura su intención de manera que pueda compartir una fotografía con un amigo usando un movimiento imperceptible o simplemente teniendo la intención de hacerlo”, explicó Bosworth.

La empresa con sede en Menlo Park (California, EE.UU.) aseguró que espera desarrollar este tipo de tecnología “a escala” y llevarla “con mayor rapidez” a los productos de consumo.

“Tecnología como esta tiene el potencial de abrir nuevas posibilidades creativas y reimaginar las invenciones del siglo XIX en un mundo del siglo XXI. Así es como se verán nuestras interacciones en realidad virtual y realidad aumentada algún día. Puede cambiar la forma en que nos conectamos”, manifestó Bosworth.

Tecnología en desarrollo
En la actualidad, CTRL-labs ya trabaja en una pulsera de estas características que pueda convertir señales neuronales en digitales y controlar así aparatos con la mente, aunque la tecnología todavía se encuentra en fase de desarrollo.

Sitios especializados de internet, como Genbeta, destacaron que se trata de la compra más grande de Facebook en los últimos años, tras adquirir Oculus en 2014, compañía a cuyos productos quiere potenciar Facebook con esta compra, “según se extrae del mensaje del directivo de Facebook”.

“En un momento que la realidad virtual o la aumentada están decayendo en interés tras la explosión de hace tres o cuatro años, Facebook demuestra que sigue trabajando por potenciarla, aunque puede haber intereses en otras direcciones”.

Genbeta recordó que durante el F8 (Conferencia para Desarrolladores) de 2017, Facebook anunció que trabajaba en que escribiéramos con la mente y escuchásemos con la piel para, por ejemplo, alcanzar las 100 palabras por minuto sin necesidad de teclear.

“Esto supondría escribir cinco veces más rápido que un smartphone. Para personas como Nita Farahany, profesora de la Universidad de Duke y especializada en neuroética, avances como estos suponen que estemos a punto de cruzar la última frontera de la privacidad en ausencia de cualquier tipo de protección”.

Momento delicado
La startup (firma emergente) CTRL-labs fue fundada en 2015 por dos doctores en neurociencia, Thomas Reardon y Patrick Kaifosh, y consiguió en febrero pasado $ 28 millones en financiación provenientes de fondos vinculados a Amazon y a Alphabet (matriz de Google).

Por su parte, la compañía que dirige Mark Zuckerberg se encuentra en un momento delicado, en el que pese a que su negocio sigue creciendo y obteniendo pingües beneficios, se ha visto salpicada por multitud de escándalos relativos a su gestión de la privacidad de los usuarios que han mermado considerablemente su imagen pública.

Paralelamente, Facebook es objeto de varias investigaciones antimonopolio en EE.UU. por posibles prácticas contrarias a la libre competencia, que, entre otras cosas, están escrutando adquisiciones de empresas similares a la anunciada ayer. (I)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: