Facebook, la clave de las ventas de emprendedores

04 de noviembre de 2012 00:00

Las redes sociales están en todo, incluso son la plataforma que sostiene microempresas. Las personas crean un perfil para establecer o mantener relaciones sociales, pero también hay emprendedores que utilizan Facebook y Twitter para promocionar los productos de sus pequeños negocios.

En estas cuentas, las fotos de portada son primeros planos de platillos, como un cordon bleu, o una corvina en salsa de camarones, también hay negocios que buscan llamar la atención con las imágenes de deliciosos postres o de hermosos accesorios, como un par de aretes de plata, con cristales.

Diana Ramírez, estudiante universitaria, a través de su fan page vende ropa, zapatos y accesorios para mujeres. Todos los meses sube las fotos de las promociones del mes y sus clientes solicitan el artículo deseado a través de sus comentarios en la cuenta F21 Style, en Facebook.

Su público objetivo son mujeres de 14 a 30 años. Su página en la red social cuenta con 2.352 seguidoras. La cartera de clientes de Ramírez incluye a mujeres de Guayaquil, Manta, Portoviejo, Cuenca, Ambato y Quito. Si los pedidos de ropa son fuera de la ciudad, el costo del envío es cubierto por el cliente.

La idea de establecer un negocio basado en las redes sociales fue sugerencia de su enamorado. “Elegimos el mercado de la moda porque nos parece que hay gran movimiento. Las dos primeras tandas de ropa y zapatos los vendí a través de mi perfil en octubre de 2010. Luego analizamos la idea de crear la página de fans porque nos permitía llegar a más clientas y difundir nuestro negocio”.

El apetito de los usuarios es un buen gancho en las redes sociales. Carmen Ochoa y su hermano son conscientes de la fascinación que provocan los dulces en línea y activaron su fan page “Alfajores y Delicias”. La página es operada desde Guayaquil y cuenta con 1.500 seguidores.

Ochoa explica que su negocio de venta de tortas, cupcakes, alfajores y bocaditos comenzó como una idea para  financiar el viaje de su hermano y unos amigos a Perú. “Los chicos hicieron la cuenta en Facebook en 2009, porque decían que así se vende más”.

4-11-12-tecnologia-alfajores_y_deliciasExplica que no usa otras redes sociales porque en esta plataforma “se puede comentar a cualquier hora del día y los clientes solo tienen que escribir en la foto”. Con otro click se puede navegar en la  página de fans de “La Leona a domicilio”, un negocio cuyo eje es la venta de platos fuertes. El community manager de la cuenta es Rafael Gaitán, un joven de 30 años, que trabaja junto con su mamá en un negocio cuyos pedidos solo se reciben a través de Facebook y Whatsapp.

Gaitán renunció a su trabajo porque vio que negocios que manejaban pedidos a domicilio tenían potencial. “La Leona a domicilio” abrió en mayo pasado y su fan page reúne a 850 seguidores. La carta de su negocio suma 30 variedades de platos, en la que se combinan platillos de la cocina francesa y local, siempre con un toque gourmet. Pero el plato más vendido es el cordon bleu a la leona, que consiste en  moros de lenteja y papas fritas.

Seis meses después de abrir su negocio, Gaitán atiende un promedio de 10 pedidos diarios. Entre sus planes están contar con un servicio motorizado para expandir sus pedidos a todas las zonas de Guayaquil.

Otro emprendimiento que basa el eje de sus ventas en Facebook es “Me encanta, lo compro”, propiedad de las hermanas Andrea y Ximena Álvarez, creadoras de la página de fans en Facebook. “Esta herramienta permite que tus productos lleguen más allá de tus contactos. Esto no lo logras si no sabes utilizar bien las herramientas”,  indica Andrea. “Me encanta, lo compro” se especializa en la venta de bisutería y prendas de plata. Las microempresarias indicaron que el plan es comprar publicidad por Facebook. 

Todos los negocios tienen como forma de pago la cancelación en efectivo y depósito en una cuenta bancaria. En el caso de “La leona a domicilio” y “Alfajores y Delicias”, sus dueños indican que el costo de transportación es sumado al valor de los productos. “Procuramos que las fotos que hacemos de los productos se ajusten lo más cercano a lo que en realidad son. Engañar al cliente, equivale a perderlo”, explica Andrea Álvarez.

Los dueños de estos negocios dicen que solo cuentan con un dispositivo móvil con acceso a redes sociales para mantener sus páginas de fans en las redes sociales.

Ochoa utiliza un teléfono inteligente para contactarse con sus clientes. Por su parte, Gaitán recibe los pedidos en línea a través de una tableta, porque esta herramienta le da más movilidad. Él cuenta que antes lo hacía a través de su teléfono, pero le robaron y perdió sus contactos. Ahora respalda la información en otros dispositivos.

El potencial es viral y las hermanas Álvarez indicaron que por ahora se quedarán con esta red social. “El blog y el Twitter son válidos, pero no te sirven de nada si no los utilizas debidamente. Si abres una red social es para utilizarla, para responder a cada mensaje debidamente. Por eso no te sirve de nada que tengas todas las cuentas que puedas, si al final no vas a utilizar ninguna”, señalan.

Te recomendamos

Las más leídas