En Ecuador 224 menores pueden ser adoptados

- 05 de mayo de 2019 - 00:00
Los futuros padres deben pasar pruebas sicológicas y solucionar los problemas maritales, en caso de haberlos, antes de que puedan tener la custodia de un niño.

Los futuros padres deben pasar pruebas sicológicas y solucionar los problemas maritales, en caso de haberlos, antes de que puedan tener la custodia de un niño.

Una pareja de más de 50 años no pudo concebir hijos de forma natural, ni con tratamiento, y entre sus opciones estaba la adopción. Ambos profesionales deseaban complementar sus vidas con un hijo, pero por falta de información no concretaron.

La mujer, de más de 50 años, dice que siempre quiso ser madre, aunque al principio no fue su prioridad, puesto que su trabajo copó su tiempo. Luego contactaron a una mujer que no quería al hijo que esperaba y pensaron que sería una buena opción adoptar al bebé.

Sin embargo, con el pasar del embarazo la madre gestante se encariñó con su bebé y desistió de la idea de entregarlo. Con esto también se acabó el entusiasmo en la pareja por tener un hijo.

La mujer afirma que nunca se acercó a una instancia del Gobierno para averiguar sobre el proceso, el mismo que puede demorar más de un año. Todo depende de que la familia adoptante esté en capacidad de criar a un menor. 

La directora Nacional de Adopciones, Indira Urgilés, afirma que se trata de que la familia sea idónea para el menor, no que el menor se ajuste a los requerimientos de las familias.

Aclara que no es una mascota en una vitrina, sino que es una persona que necesita cuidados y atención.

En Ecuador, hasta octubre pasado, se registraban 224 menores listos para ser adoptados. La zona que más niños registra es la 9, que corresponde a Quito.

Esto aunque existen 9 casas de acogida del Ministerio de Inclusión Económica y Social; también están 51 mixtas y 27 privadas, en donde se registran 2.462 menores de edad, de entre 0 y 18 años.

La funcionaria explica que el inconveniente es que quienes quieren adoptar esperan niños de entre 0 y 4 años de edad, sin discapacidades y generalmente mestizos.

En las casas de acogida el 60% supera los 8 años y algunos tienen problemas de discapacidades.

Además, Urgilés detalla que cuando se trata de grupos de hermanos no se pueden separar y en ocasiones ya son adolescentes, entonces las familias no quieren. La funcionaria recuerda que solo en una ocasión se separó a los hermanos porque las familias que los adoptaron eran vecinas, entonces se aseguraron de que los niños estarían en el mismo entorno.

Quienes deseen adoptar deben ser mayores de 25 años, tener una unión de hecho o un matrimonio por más de tres años, acercarse a las oficinas del MIES que están alrededor del país para llenar la información básica y empezar el proceso.

En ese momento empieza un proceso que consiste en un estudio global para realizar un análisis sicosocial, de ahí viene un proceso de idoneidad, que puede demorar seis meses.

Luego se crea un comité de  asignación. La adopción puede concretarse en 9 meses, si es que se solventan todos los requisitos.

Urgilés menciona que cuando los matrimonios tienen conflictos, primero deben fortalecerse como parejas, antes de adoptar, si no lo logran, no califican.

Aclara que un niño no llega a arreglar los problemas matrimoniales. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: