El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.2/Mar/2021

Mundo

Tendencias

Sin miedos ni odios se construye una sociedad inclusiva

Los diferentes tipos de violencia, incluida la política, no son más que actitudes que desvirtúan el objetivo de conseguir la transformación de un nuevo Ecuador.
10 de enero de 2021 00:20
Manuel Cabrera / El Telégrafo
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:

Valora este artículo

(0 votos)

Dentro del contexto histórico las mujeres siempre hemos luchado contra muchas barreras impuestas por una sociedad machista y patriarcal, donde en cada peldaño de nuestras vidas tenemos obstáculos como: represiones, discriminaciones, maltratos psicológicos, físicos y sexuales. Aún en la actualidad mujeres y grupos del colectivo LGBTIQ+ no podemos caminar tranquilos por las calles, porque desde primera instancia la sociedad juzga y condena, sin antes dar la oportunidad de conocer nuestros pensamientos y propuestas para desarrollarnos en un mundo más inclusivo, garantizando nuestros derechos civiles, sexuales y reproductivos.

Como mujer con consciencia social, vinculada a las organizaciones sociales feministas, LGBTIQ+ y cristianas estoy comprometida con la diversidad, respaldo profundamente las nuevas formas de constitución de los ejes familiares, el ejercicio de la soberanía de los cuerpos y la libertad del pensamiento político y social.

Las comunidades sexo genéricas son parte del Ecuador y del mundo; con discursos de discriminación, con expresiones machistas y homofóbicas, no construiremos el país libre de violencias intrafamiliares e inclusivo que urgentemente necesitamos.

Una sociedad fraternal se la cimenta sin miedos, sin odios, sin estigmas, sin vulneraciones, garantizando nuestros derechos a la seguridad y vivir una vida digna y de calidad. Los diferentes tipos de violencia, incluida la política, no son más que actitudes que desvirtúan el objetivo de conseguir la transformación de un nuevo Ecuador, donde no se dejen actos impunes que nos pongan en riesgos, con normativas estrictas que reduzcan y eviten la violencia. Por tal motivo, el sistema único de registro de víctimas, se debe impulsar para evitar la revictimización, fortalecer la referencia y contra referencia; además de seguir previniendo riesgos para las víctimas.

Hoy más que nunca necesitamos las fuerzas, energías y el ímpetu de las mujeres que con mucha entereza y carácter lograremos un Ecuador comprometido con las transformaciones democráticas, sociales y económicas que podrán vencer la crisis del sistema, política e institucional que vivimos y superaremos. (O)

Te recomendamos

Las más leídas