Viena, Praga y Budapest se unen a Hora del Planeta y oscurecen sus símbolos

31 de marzo de 2012 - 15:03

Viena, Budapest y Praga, las tres grandes capitales de lo que fue el Imperio Austro-Húngaro, se han unido hoy también a la campaña internacional de la Hora del Planeta, dejando a oscuras sus principales símbolos urbanos.

En Viena, ha quedado puntualmente a las 20.30 hora local (18.30 GMT) sin luz el Ayuntamiento de la ciudad, el palacio de Schönbrunn, así como las sedes del Gobierno y la presidencia situadas en el antiguo Palacio Real (Hofburg).

También en las restantes capitales regionales de Austria, los principales emblemas locales se quedaron a oscuras, como por ejemplo el "tejadito dorado" de Innsbruck, o el casco histórico de Salzburgo, ciudad natal de Wolfgang Amadeus Mozart.

Mientras, en la vecina Hungría, los grandes puentes a través del Danubio en Budapest se quedaron sin sus tradicionales luces, al igual que el Castillo Real y el Parlamento.

Setenta y una localidades y 286 instituciones se unieron en Hungría a la Hora del Planeta.

En la República Checa, Praga participó por primera vez a esta iniciativa, con lo que quedó a oscuras el famoso Puente de Carlos y la fortaleza de Vysehrad.

Además, permanecieron sin iluminación el mirador de Petrin, la Casa Municipal, el Ayuntamiento de la Plaza Vieja, el palacio Clam-Gallas y el Nuevo Ayuntamiento de la capital checa.

La Hora del Planeta, campaña a la que se han unido 147 países, es una iniciativa de la organización WWF (World Wildlife Fund) que, desde hace seis años, se celebra en defensa del planeta y se ha convertido en la acción voluntaria por el medio ambiente más grande del mundo.

En 2011 fueron más de 5.000 ciudades de 135 países las que apagaron las luces de sus principales edificios emblemáticos como un gesto simbólico para conseguir un compromiso global durante el resto del año. EFE

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: