Un ecuatoriano es escogido, de entre 3.000 jóvenes, para un encuentro con el Papa Benedicto XVI

13 de julio de 2011 - 15:25

Más de tres mil peregrinos ecuatorianos, de edades comprendidas entre 15 y 35 años, figuran entre el millón de jóvenes de todo el mundo que participarán en la XXVI Jornada Mundial de la Juventud (JMJ 2011), que se celebrará en Madrid del 16 al 21 de agosto con la presencia del papa Benedicto XVI.

Y entre esos tres mil ecuatorianos se encuentra Juan Carlos Piedra Calderón, un joven quiteño que espera con especial emoción la próxima visita del Papa porque ha sido elegido para asistir a una comida que el Pontífice compartirá con seis chicos y seis chicas, dentro de las actividades programadas en el marco de la JMJ 2011.

Todavía no me lo puedo creer. Estoy entusiasmado, dice Juan Carlos al recordar que hace apenas unos días, a finales de junio, fue sorteado entre los jóvenes de todo el mundo que se habían inscrito como voluntarios para la Jornada Mundial de la Juventud.

Tan pronto como se pudo serenar se lo contó a sus padres, Miguel Ángel y Nelly, que tienen una autoescuela en el sector norte de Quito y viven en la capital con sus otros dos hijos, Alex, de 35 años y Andrés de 30.

La noticia se extendió como un reguero de pólvora por familiares y amigos, que también quedaron contagiados por la emoción.

El joven ecuatoriano que en poco más de un mes se sentará a la mesa con el Papa Benedicto XVI y otros once jóvenes de todo el mundo, nació en Quito en marzo de 1978 y hace cinco años y medio llegó a España para estudiar informática.

Actualmente está preparando la tesis para su doctorado en la Pontificia Universidad de Salamanca, sede de Madrid, y colabora en el Departamento de Protocolo y Voluntariado de la Organización de la JMJ 2011.

Vive en una zona próxima a los Nuevos Ministerios, no lejos del madrileño Paseo de la Castellana y comparte un departamento con otro estudiante, un joven colombiano, que también se inscribió como voluntario para ayudar en los diversos aspectos de la organización de las Jornadas Mundiales de la Juventud.

“No sabemos todavía ni el lugar, ni la hora, ni los demás detalles de la comida con el Papa, pero siento que es un privilegio tan grande que seguro que la noche anterior no podré pegar ojo”, dice Juan Carlos, quien agrega que quisiera pedirle al Pontífice que siga orando por el mundo, por América y, por supuesto, por el Ecuador.

Según los organizadores, hasta ahora se han inscrito 440.000 jóvenes de 182 países, y se calcula que serán alrededor de un millón los participantes en la próxima JMJ 2011.

Estas previsiones fueron dadas a conocer en el curso de un encuentro mantenido la semana pasada en Madrid con diplomáticos de más de cincuenta embajadas acreditadas en Madrid, en el que los organizadores estuvieron acompañados por representantes de la Presidencia del Gobierno, y ministerios de Asuntos Exteriores, Interior, y Trabajo y Asuntos Sociales de España.

El programa del encuentro de los jóvenes de todo el mundo comenzará con el acto de bienvenida a Benedicto XVI en la emblemática Puerta de Alcalá.

Incluirá además dos encuentros del Papa en El Escorial con religiosas y con jóvenes profesores universitarios, y un Vía Crucis, en el que la Cruz de la JMJ 2011 será llevada por grupos de jóvenes de catorce países con diferentes tipos de problemas por catástrofes naturales, hambre o enfermedad.

La culminación del encuentro del Papa con los jóvenes tendrá lugar en la explanada del antiguo aeropuerto de Cuatro Vientos, a pocos kilómetros del centro de Madrid, donde al día siguiente finalizará la Jornada Mundial de la Juventud 2011 con una Misa Campal oficiada conjuntamente por Benedicto XVI y millares de obispos y sacerdotes de los cinco continentes.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: