Rituales y deportes, atractivos turísticos de Santo Domingo

- 20 de octubre de 2018 - 00:00
En las limpias ofrecidas por los chamanes de las siete comunidades tsáchilas que existen en la provincia, se busca liberar a las personas de las malas energías mediante el uso de plantas, aguas aromáticas y objetos metálicos.
Foto: cortesía de David Guerrero

El Municipio y la Asociación de Guías del cantón presentaron las alternativas que ofrece el sector para el próximo feriado, que se inicia en noviembre, a los turistas nacionales y extranjeros.

Hojas de planta, objetos metálicos, un par de piedras y unos líquidos aromáticos... Todo es parte de un ritual tsáchila para limpiar de malas energías a quienes deciden acudir hasta la provincia de Santo Domingo.

En una muestra de este trabajo presentada por el Ministerio de Turismo (Mintur) en Guayaquil, se observa el orden: pasar dos manojos de plantas por todo el cuerpo, sonar una especie de campana alrededor de la cabeza y presionar las piedras contra el tórax... Y tan solo es parte del proceso.

El objetivo del Mintur es promocionar este ritual como parte de los atractivos de Santo Domingo para que estén entre las alternativas más destacadas de los turistas en el próximo feriado de cuatro días (del 1 al 4 de noviembre).

Para Ricardo Armijos, coordinador zonal 5 del Mintur, el mayor orgullo de la provincia es su comunidad tsáchila “reconocida nacional e internacionalmente por toda su riqueza cultural y ancestral”.

Su ubicación geográfica le permite a Santo Domingo contar con atractivos naturales como ríos, cascadas y espacios donde practicar deportes extremos.

Además, la zona es una de las principales productoras de carne y lácteos, y también destaca por su variada gastronomía.

Existen siete comunidades tsáchilas: Poste, Peripa, Chiguilpe, Otongo Mapalí, Los Naranjos, Colorados del Búa y Cóngoma. El nombre Tsáchila, que significa “verdadera gente”, define a estos grupos aborígenes asentados en la zona, explicó Franklin Loche, director del Centro Cultural Tsáchila.

Como anécdota, relata que el apellido Loche tiene 150 años de antigüedad y nació a partir del apodo que la comunidad tsáchila dio a su bisabuelo Horacio. Originalmente, el sobrenombre era Alochi, en alusión a un árbol medicinal nativo, de tronco fuerte, cuya flor se utiliza para controlar hemorragias.

Luego, a los hijos de don Horacio les llamaron Lochi pero con la colonización y la llegada del Registro Civil, hace 70 años, “en lugar de la i pusieron la e”, dijo Loche.

Además de la riqueza cultural, la naturaleza de los espacios abiertos se presta como un sitio ideal para practicar deportes como ciclismo de montaña, rafting, entre otros, destacó Ruth Reyna, de la Asociación de Guías de Santo Domingo.

Para el feriado que inicia el próximo 1 de noviembre, también se prevén programas y recorridos de canyoning y tubing. “Como asociación, lo que hemos hecho es contar con guías nacionales y especializados en estas actividades recreativas”, resaltó Reyna.

Santo Domingo es el mejor punto que une las bondades de las regiones Costa y Sierra, aseguró Lenin Benalcázar, coordinador de Turismo del Municipio local. “Anteriormente éramos solo un punto de paso pero en la actualidad hemos desarrollado enormemente la infraestructura hotelera, servicios y atractivos turísticos”, dijo. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: