Especial coronavirus

Reciclaje, una alternativa atemporal de sustentabilidad

- 03 de junio de 2020 - 00:00
Esta práctica ambientalista de reciclar ha continuado, incluso en medio de la pandemia por covid-19. Para ello se cumplen los requisitos de bioseguridad.
Foto: Cortesia

El proyecto Casa para Todos muestra un modelo de desarrollo local que es ejemplo para las comunidades del país. Con las ganancias se hace un fondo común para el beneficio de todos.

La Misión Casa para Todos fue, para muchos, la posibilidad no solo de tener una vivienda, sino de vivir en una comunidad incluyente y sustentable. En estas barriadas hay espacios comunes donde compartir con el prójimo y tener prácticas saludables, como la siembra de sus alimentos.

Después de tres semanas de trabajo comunitario, en la urbanización manabita de Jaramijó, de la Misión Casa para Todos, se recolectaron 840 kilogramos de plásticos tipo PET (tereftalato de polietileno): botellas de plástico y tapas; y, además, 54 kilogramos de material soplado (envases de plástico de productos como: shampoo, gel, entre otros).

Estos residuos fueron entregados a la empresa Plásticos del Pacífico para su respectivo proceso de reciclaje, como parte del programa Reciclaje Asociativo, Valor Compartido, que impulsa la Secretaría Técnica del Plan Toda una Vida y la fundación Redes con Rostro, apoyado por Tesalia CBC.

Esta cartera precisó que el programa se lleva a cabo desde octubre de 2019. Hasta la fecha se realizaron nueve entregas de plástico para reciclaje. “Las urbanizaciones de la Misión Casa para Todos se han convertido en comunidades participativas, emprendedoras y, sobre todo, sustentables con el medio ambiente”, señaló respecto a este programa Rocío de Moreno, presidenta ad honorem del Comité Plan Toda una Vida.

La alta funcionaria dijo que estas comunidades son el mejor ejemplo de trabajo en equipo, logrando importantes resultados, como los que se evidencian en este trabajo asociativo de recolección y reciclaje de desechos. “Este no se ha detenido, pese a la emergencia sanitaria. Seguiremos replicando este proyecto en todas las urbanizaciones del país”, indicó Rocío de Moreno.

De los recursos recaudados por la venta del material reciclado, la comunidad acordó destinar el 70% para un fondo común y el otro 30% para la Comisión de Ambiente.

Tres mujeres se encargan de recolectar en cada hogar las materias primas para posteriormente clasificarlas, separarlas y limpiarlas. “Nuestro trabajo contribuye a cuidar el ambiente y a toda la comunidad. Los ingresos que recibimos impulsan la economía de nuestros hogares”, explicó María Auxiliadora Calderón. Ella es parte de la Comisión de Ambiente para la recolección de los residuos en Jaramijó.

Según lo previsto, este modelo se replicará en cuatro proyectos más de Casa para Todos en Manabí, que son San Alejo, Ceibo Renacer, Rocafuerte Pichota y Nuevo Rocafuerte. Allí se realiza la sensibilización y capacitación sobre estas prácticas sostenibles.

Los gestores comunitarios de la Secretaría del Plan Toda una Vida, la directiva y la Comisión de Ambiente de las urbanizaciones desarrollan redes asociativas entre recicladores de base y la empresa privada, dijo Jacinto Gutiérrez, coordinador en Manabí de la fundación Redes con Rostro.

Recicladores
En Ecuador se dedican al reciclaje unas 20.000 personas. Del total, el 54% son mujeres, según cifras oficiales.

Desafío
Solo el 9% de los 9 mil millones de toneladas de plástico que se han producido hasta ahora en el mundo fueron recicladas.

Proyección
En 2050 en el mundo habrá 12 mil millones de toneladas de plásticos en vertederos y ambiente. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP