Recicladores recuperan 7% de residuos sólidos

- 23 de agosto de 2018 - 00:00
En Quito existen cuatro centros de acopio donde diariamente los recicladores realizan su trabajo sin las mínimas condiciones de salud y sin protección.
Foto: Archivo / EL TELÉGRAFO

3.283 empresas están vinculadas con el reciclaje y generan $ 222 millones al año. El 90% del material que estas reciben proviene de “minadores” de base.

El 90% del material que utilizan las 3.283 empresas vinculadas con la reutilización de insumos proviene de la tarea que realizan todos los días 20.000 recicladores de base en el país, que junto a la iniciativa privada DAR (Desarrollo, ambiente, reciclaje) buscan recuperar el 100% de envases PET que se generan en el territorio nacional.

Para ello necesitan la colaboración de las personas en la separación de la basura (desde cada domicilio) a fin de mejorar y optimizar la entrega de esos desechos.

“Es necesario reciclar en casa para descontaminar el mundo. Nosotros solos no podemos ser los únicos que limpiemos la cara del planeta, necesitamos la ayuda de todos para asegurar la subsistencia del planeta”, señaló Laura Guanoluisa, presidenta de la Red Nacional de Recicladores del Ecuador (Renarec).

La dirigente reconoció que cuando existe la separación de los residuos, desde los hogares, el material para el reciclaje sale más limpio y por ende el costo que las empresas pagan es más elevado.

“No solo optimizamos el tiempo, sino que eso nos permite  recibir mejores ingresos por un material de mayor calidad y menos impurezas”.

Y para crear conciencia en la ciudadanía de la importancia de esta actividad para el futuro de la Tierra, la ciudad de Quito -a través de la Secretaría del Ambiente del municipio- iniciará una campaña de educación ambiental en más de 60 multifamiliares de todo el Distrito.

La secretaria Verónica Arias contó que el objetivo es lograr que las personas separen los desechos de forma adecuada. “Así nuestros recicladores no tendrán que escarbar en la basura, sino que mejorarán sus ingresos y a la vez eso permitirá una optimización del tiempo de vida útil de los rellenos sanitarios”.

Quito cuenta con cuatro centros de acopio y es pionero en la separación de desechos contaminantes (lacas, focos, medicinas) a través de colectores especiales y hoy se convertirá en el motor de esta iniciativa que tendrá además la colaboración de los Ministerios del Ambiente (MAE) y Turismo para extenderse a futuro al resto del país.

El subsecretario de calidad ambiental, Jorge Jurado, mencionó que la gestión integral de los residuos sólidos fortalece la labor de los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD) y contempla además la reducción de pasivos ambientales con el cierre de botaderos a cielo abierto.

 Es este aspecto uno de los que más preocupa para la tarea que desarrollan quienes separan la basura.

“Tristemente en el país aún tenemos botaderos de basura porque alrededor del 50% de los GAD municipales no tienen rellenos sanitarios adecuados y ese es un gran problema que nos resta solucionar”.

Desde el MAE se involucra a estos trabajadores en el Programa de residuos sólidos “Ecuador recicla” que brinda beneficios técnicos y ambientales a los GAD.

“Ahorramos costos operativos a los municipios, tenemos una recolección y transporte lo que nos permite alargar la vida útil de los rellenos sanitarios”.

Dentro de las retribuciones ambientales se destaca la recuperación de residuos (que pueden tener una segunda vida) como materia prima en los procesos productivos y a su vez generen nuevos recursos económicos.

En el país, 221 GAD municipales producen aproximadamente cuatro millones de toneladas de residuos sólidos al año; y el 7% de los mismos es recuperado por los recicladores de base, que son los aliados estratégicos en el cuidado del ambiente.

Además el MAE trabaja con las empresas para que estas provean de los materiales óptimos a los recicladores, les brinden las mejores condiciones y así se asegure una mayor recuperación de elementos reusables.

Además la Cámara de Turismo de Pichincha trabajará con las empresas hoteleras a fin de que realicen la separación de residuos y entreguen el material idóneo a los recicladores.

“Vamos a comenzar en Quito, pero esto debe replicarse paulatinamente en todo el país para lograr un Ecuador sostenible, solidario e inclusivo con identidad propia”.

La realidad del reciclador
Cada mes, los “minadores” necesitan reunir 41 toneladas de material reciclado para conseguir un  ingreso equivalente al salario básico, aunque su pedido mayor es la afiliación al seguro social.

“Las condiciones en las que laboramos no son las mejores. Nuestro trabajo es digno como cualquier otro y ese trato es el que queremos”.

El 60% del total de estos informales está constituido por mujeres, el porcentaje restante son hombres y entre todos el promedio de edad supera los 45 años de vida y ninguno tiene relación de dependencia.

Para Miriam Simbaña, integrante de la Renarec, el trabajo de escarbar entre los desperdicios, que lo desarrolla desde niña, le ha permitido alimentar y educar a sus hijos.

“Al principio me daba vergüenza decir lo que era por el trabajo sucio que esto representaba, pero ahora no. Estoy orgullosa de lo que hago porque ayudo a dar vida a este planeta”. (I)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: