Economistas arman un plan de igualdad en Davos

- 26 de enero de 2016 - 00:00
Al momento, según datos de las Naciones Unidas, las mujeres ganan el 42% menos que los hombres.
Foto: AFP

Uno de los paneles de la cumbre estuvo dedicado a explicar y cortar la brecha salarial entre hombres y mujeres.

Las cifras de las Naciones Unidas son claras: solo el 22% de parlamentarios en el mundo son mujeres y apenas 11 profesionales son presidentas y 10 se desempeñan como la cabeza de un gobierno. Alejados de la política, las estadísticas en el mundo de los negocios tampoco son buenas.

A pesar de que la mitad de los graduados universitarios en Estados Unidos son mujeres, ellas solo ocupan el 19% de los cargos altos y el 4,6% son gerentes. En ese reducido universo se encuentra Sheryl Sandberg, alta ejecutiva de Facebook y un raro ejemplo de la incursión de las mujeres en la tecnología.

Sandberg opina que los hombres aún manejan el mundo “y no estoy tan segura de que vaya de la mejor manera”. Ella fue una de las participantes del foro sobre la igualdad en la cumbre de Davos, organizada por el Foro Económico Mundial. “Esto significa que no estamos usando el talento total de la población”.

Precisamente en Davos se reunieron varias profesionales, de la economía y el mundo tecnológico en particular, para trazar una agenda o un programa que cierre la brecha salarial entre mujeres y hombres, y que dé mayor espacio en las empresas a las profesionales.

Las Naciones Unidas, con el secretario general a la cabeza Ban Ki-moon, exhortaron a los líderes reunidos en Davos a cambiar de actitud frente a las trabajadoras.

La idea del secretario general es reunir a un grupo de expertas (políticas, economistas y de otras ramas) para impulsar un plan de empoderamiento económico, con énfasis en el hogar y en las escuelas.

Al momento las mujeres ganan hasta 42% menos en cargos similares a los hombres y en América Latina la brecha es más distante.

Sandberg dice que la falta de empoderamiento económico es un problema multifactorial y que comienza a edad temprana. “Les designamos siempre a los varones las tareas más fáciles del hogar, como botar la basura y a ellas les decimos que laven los platos. Comenzamos así en el hogar con diferentes expectativas a lo largo de la vida y el tiempo que dedicamos a este tipo de labores es increíble”.

Y todo no termina en la infancia: “Las madres sistemáticamente aprecian más los gateos del niño por encima de lo que hacen las niñas”. Según Sandberg, si bien estas reflexiones pueden sonar triviales, tienen efectos profundos en el lugar de trabajo.

“Tenemos una manera diferente de atribuir el éxito; a una mujer decimos que es por suerte y en el caso del hombre por sus capacidades”, explica la profesional, quien también dirige una fundación de empoderamiento a las mujeres llamada Lean In o Apóyate.  

Sandberg, quien será parte de la agenda de la igualdad de la ONU, plantea además otro problema en el desarrollo profesional de las mujeres: muy pocas empresas son flexibles en la etapa del embarazo o conceden mayor tiempo de ausencia por cuidados del bebé.

Para finalizar el foro en Davos, las mujeres allí reunidas presentaron un reporte del Instituto McKinsey Global, en el que se indica que las mujeres juegan un rol tan importante como los hombres en la economía mundial. Ellas aportarán 28.000 millones al PBI mundial en 2025. El mismo informe sugiere que si las mujeres son empoderadas económicamente, ese determinado país podrá elevar su PIB en 11%.

Es por esto que Ban Ki-moon reflexionó que el empoderamiento a las mujeres será la mejor estrategia para atacar la pobreza. (I)

¿Cómo proteger el clima en medio de dificultades?

La COP21 propició un acuerdo histórico; pero el cumplimiento de sus objetivos para evitar un desastre climático requerirá superar grandes obstáculos, empezando por el bajo precio del petróleo, advirtieron varios directivos reunidos en el Foro de Davos.

“La COP21 fue un éxito, pero eso era la parte fácil”, dijo Christina Figueres, responsable de clima de la ONU, en esta edición 2016 del Foro Económico Mundial.

En los debates celebrados en esta  localidad de los Alpes suizos se ha hablado mucho de lo que deberá hacerse después del acuerdo de París, sobre todo cuando el petróleo está a un precio muy atractivo, en torno a $ 30 el barril.

“A ese precio es mucho más interesante consumir petróleo que recurrir a las energías renovables, que todavía son caras”, resume el economista en jefe del instituto británico IHS, Nariman Behravesh.

Y es que para cumplir con los objetivos de París, empezando por el de limitar el aumento global de la temperatura a dos grados centígrados respecto a la era preindustrial, será indispensable rebajar los precios de las energías limpias.

“Tenemos una enorme necesidad de innovación, por ejemplo en las renovables. Hay mucho por hacer para que sean competitivas, sobre todo con un barril a 30 dólares, que no es una buena cosa”, dijo el presidente del grupo petrolero francés Total, Patrick Pouyanné.

Christiana Figueres destaca que ha habido grandes avances. Según la responsable del clima de las Naciones Unidas, en algunas regiones del mundo, como Europa, se están viendo “precios increíblemente bajos” en la producción de electricidad solar o eólica. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: