El Real Alto rescata los vestigios de la historia peninsular

- 07 de junio de 2018 - 00:00
Representación de una de las fosas funerarias que fueron descubiertas en los alrededores del Complejo Real Alto.
Foto: William Orellana / EL TELÉGRAFO

Dentro de las 12 hectáreas del Complejo se encuentran un museo, un centro ceremonial y un sitio arqueológico, dedicados a las culturas Valdivia y San Pedro.

En la comuna Pechiche, en la parroquia Chanduy del cantón Santa Elena, se encuentra localizado el Complejo Cultural Real Alto, un espacio arqueológico de 12 hectáreas, donde se han descubierto importantes vestigios de las culturas San Pedro y Valdivia, que habrían sido las primeras habitantes de la provincia, hace miles de años.

Byron Villón es el custodio del lugar y cuenta que desde su inauguración en 1988, el Real Alto se ha convertido en un importante centro cultural y de investigación, donde se han hallado restos humanos, artesanías y herramientas pertenecientes principalmente a la cultura Valdivia y que tienen hasta 6.000 años de antigüedad.

La Valdivia era una cultura de alfareros por excelencia; eso se puede comprobar al ver la calidad de sus vasijas y las herramientas que fabricaban usando como materia prima la piedra, el barro y la cerámica”, pondera.  

Villón afirma que gracias a la gran cantidad de restos arqueológicos encontrados en el yacimiento, se ha logrado entender cómo vivieron y se desarrollaron los primeros asentamientos humanos que poblaron la provincia de Santa Elena.

“Hemos descubierto restos que nos han permitido observar, por ejemplo, cómo fueron perfeccionando sus técnicas de construcción de sus viviendas, las cuales fueron evolucionando en su forma y materiales”.

“Otro hecho que hemos logrado establecer es que estos asentamientos se dedicaban a la ganadería, la pesca y la recolección, y que al ir depredando la vegetación se vieron obligados a migrar para sobrevivir, así fue como desaparecieron”.

Pese a que hace décadas se viene excavando y descubriendo nuevas piezas, “aún hay mucho terreno que cubrir, mucha historia que recuperar”, dice Villón, quien mientras recorre el terreno se encuentra con varias piezas que han sido desenterradas naturalmente.

“Mire, esto tiene miles de años de antigüedad y es tan fácil de hallar aquí en el Real Alto”, comenta al tiempo que recoge y limpia una especie de mortero, el cual en su tiempo se utilizaba para moler granos.

Con la finalidad de exhibir y difundir estos hallazgos, en el Real Alto se ha construido también el museo El Mogote, donde se admiran las obras del trabajo artesanal de estas culturas, así como restos de la fauna silvestre que habitaban estas tierras en aquel entonces.

“Entre las piezas que tenemos hay ollas, vasijas, figuras de barro, cuchillos de piedra, instrumentos de caza y recolección. Además, se exhiben restos humanos y osamentas de megafauna, como el mastodonte, el megaterio y el tigre dientes de sable”.

Asimismo, en El Mogote se han acondicionado casas etnográficas -viviendas construidas con materiales y técnicas utilizadas hace 200 años- “que sirven para que las personas entiendan cómo era el día a día de los antiguos peninsulares, cómo almacenaban su comida, el agua, por qué eran tan importantes sus herramientas”, explica el administrador.

Hallazgo arqueológico
En noviembre de 2017, un grupo de investigadores de la Universidad Federal del Lejano Oriente de Rusia y la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol) descubrieron restos arqueológicos de aproximadamente 6.000 años de antigüedad, pertenecientes a la cultura San Pedro y que serían las artesanías cerámicas más antiguas encontradas hasta ahora en el continente americano.

El arqueólogo y docente de la Espol, Jorge Marcos, pionero en las excavaciones del sitio, asegura que si bien aún faltaban estudios que confirmaran el grado de antigüedad, se podía decir que estábamos “ante uno de los episodios más tempranos en los cuales los seres humanos que pueblan América comenzaron a hacer cerámica”.

El Centro Cultural actualmente es administrado por la Espol y está abierto al público de martes a domingo, en horario de 09:00 a 17:00.

La entrada tiene un costo de $ 1. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: