Siete millones de personas mueren por aire no apto

- 02 de agosto de 2018 - 00:00

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que la contaminación atmosférica ambiental provoca siete millones de muertes anuales por causas directamente relacionadas con la polución.

“Lo más dramático es que las cifras se han estabilizado. Que a pesar de los progresos logrados y de los esfuerzos en marcha, todavía la inmensa mayoría de la población mundial, el 92%, respira aire contaminado en unos niveles muy peligrosos para la salud”, denunció en teleconferencia, en mayo pasado la directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS, María Neir.

El organismo internacional considera que la contaminación es un factor de riesgo esencial en muchas enfermedades no transmisibles y está directamente relacionada con el 24% de las defunciones por dolencias cardíacas; el 25% de los decesos por apoplejías; el 43% de los fallecimientos por obstrucción de las vías respiratorias y el 29% de los óbitos por cáncer de pulmón.  

En algunas regiones, la arena y el polvo del desierto, la quema de desechos y la deforestación son fuentes adicionales de polución, que también puede agravarse debido a factores geográficos, meteorológicos y estacionales. Esas partículas penetran en el organismo a través de los pulmones y el sistema cardiovascular.

Las muertes, según los cálculos de la OMS tienen como causa cinco dolencias, que algunas veces se dan de forma simultánea: neumonía, ictus, cardiopatía isquémica, enfermedad obstructiva pulmonar crónica y cáncer de pulmón.

De acuerdo con la agencia sanitaria de la ONU, la polución causa enfermedades potencialmente mortales como derrames cerebrales, ataques al corazón, obstrucciones pulmonares e infecciones respiratorias, incluye neumonía, que es una de las principales causas de muerte de los menores de cinco años.

El médico Carlos Fuentes explicó que al respirar, las partículas ultrafinas son transportadas por la sangre hasta las arterias.

El cuerpo detecta unos compuestos extraños y la grasa en la sangre empieza a acumularse en la pared de la arteria. Esta alteración se la conoce como aterosclerosis y con el tiempo resulta en infartos del cerebro o corazón.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) estima que alrededor de 2.000 millones de niños en el mundo viven en sectores en donde la contaminación exterior supera los parámetros aceptables.

Además señaló que aproximadamente 570.000 menores de cinco años de edad pierden la vida al año por causa de infecciones respiratorias. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: