Nueve de cada 10 personas de países pobres no serían vacunadas contra el covid-19 en 2021

Los países más ricos tendrán suficientes dosis para inmunizar tres veces, a toda su población.
09 de diciembre de 2020 08:47

Una coalición global llamada 'People's Vaccine Alliance' que incluye a las organizaciones Oxfam, Amnistía Internacional y Global Justice Now advirtió en un informe que nueve de cada 10 personas de países pobres podrían perderse la vacuna contra el coronavirus el próximo año.

Según el grupo, los 67 países más pobres del mundo solo podrán vacunar a uno de cada 10 de sus ciudadanos el próximo año.

Mientras, los países más ricos tendrán suficientes dosis de vacunas para inmunizar, tres veces, a toda su población antes de finalizar el 2021, si todas las vacunas que han adquirido son aprobadas por sus reguladores.

Canadá, por ejemplo, tiene dosis suficientes para vacunar cinco veces a su población. El grupo advirtió que países que representan el 14% de la población mundial han comprado el 53% de las vacunas más prometedoras hasta ahora.

Reino Unido comenzó a implementar la vacuna fabricada por la farmacéutica estadounidense Pfizer y la firma de biotecnología alemana BioNTech esta semana. Es probable, además, que Estados Unidos y la Unión Europea también aprueben la vacuna en un futuro próximo.

El comunicado de prensa del grupo señaló, a su vez, que el 96% de las dosis de Pfizer han sido compradas por países ricos.

"A nadie se le debe impedir recibir una vacuna que le salve la vida debido al país en el que vive o la cantidad de dinero en su bolsillo. Pero a menos que algo cambie drásticamente, miles de millones de personas en todo el mundo no recibirán una vacuna segura y eficaz para covid-19 en los próximos años", expresó Anna Marriott, gerente de políticas de salud de Oxfam.

La alianza pidió a todas las empresas farmacéuticas que trabajan en vacunas contra el coronavirus compartir su tecnología y propiedad intelectual a través del Grupo de Acceso a la Tecnología covid-19 de la Organización Mundial de la Salud (OMS). También pidieron a los Gobiernos que se aseguren de que las vacunas se conviertan en un bien público mundial, y se distribuyan de manera justa y gratuita.

“Al comprar la gran mayoría del suministro de vacunas del mundo, los países ricos están incumpliendo sus obligaciones en materia de derechos humanos. En cambio, al trabajar con otros para compartir conocimientos y ampliar la oferta, podrían ayudar a poner fin a la crisis mundial del covid-19", manifestó Steve Cockburn, jefe de justicia económica y social de Amnistía Internacional. (I)

Un grupo de familias refugiadas rohinyá durante la cena Iftar en un campamento en el mes de ayuno del Ramadán y en medio del brote de la pandemia de coronavirus, en Delhi, India, en mayo 07 de 2020.
Imtiyaz Khan - Agencia Anadolu
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado