El Museo Vivo lleva al público a un viaje teatralizado por la historia

- 19 de agosto de 2018 - 00:00
La fundidora de metal explica las técnicas ancestrales para trabajar el oro y la plata.
Fotos: Mario Valiente / El Telégrafo

El programa empezó este año con dos funciones semanales. Durante el recorrido, que dura alrededor de treinta minutos, distintos personajes enseñan al público aspectos importantes del desarrollo de las culturas precolombinas.

Con la intención de promover el conocimiento y estudio de los pueblos ancestrales, la Casa de la Cultura Ecuatoriana Núcleo del Guayas (9 de Octubre y Pedro Moncayo), a través de su museo de Arte Precolombino Carlos Zevallos Menéndez, ofrece al público el programa Museo Vivo.

Esta iniciativa permite a los visitantes disfrutar de un recorrido teatralizado por diferentes etapas de desarrollo y evolución de culturas precolombinas como la Valdivia, Las Vegas, Chorrera, Machalilla, Bahía, Manteña, entre otras, que corresponden al periodo comprendido entre los años 4.800 a.C y 1.500 d.C.

El recorrido se inicia con la aparición del Chamán, interpretado por el actor, bailarín y gestor cultural Jimmy Simisterra, quien da la bienvenida a los presentes con una danza-ritual alrededor de un pebetero de incienso.

El chamán es el encargado de recibir a los visitantes con una danza-ritual.El chamán es el encargado de recibir a los visitantes con una danza-ritual.

Después el grupo ingresa a la sala Emilio Estrada Ycaza. Aquí se presenta ante los asistentes el Explorador, interpretado por Efraín Pardo, quien se encarga de guiar al grupo a través de las diferentes etapas de la historia precolombina.

El Explorador además de explicar cuáles son los artefactos que se encuentran resguardados en el museo, realiza sencillas preguntas sobre las culturas ancestrales. Enseguida entrega globos en formas de flores, espadas, guitarras, corazones o cisnes, como premio a quienes contestan correctamente. Los más pequeños se disputan por ganar los globos.

El recorrido continúa con la explicación de otros aspectos de la evolución de los pueblos que alguna vez habitaron el Litoral ecuatoriano.

Allí la Aldeana y el Cacique, encarnados por los histriones Susana Branque y Pedro González, dramatizan cómo los antepasados descubrieron y desarrollaron herramientas efectivas que facilitaron sus labores cotidianas.

Por ejemplo, una piedra tallada como cuchillo para despellejar animales; pequeños huesos puntiagudos con forma de aguja, de animales o de humanos, para coser pieles y crear prendas que servían de abrigo; o anzuelos a partir de conchas, los cuales ayudaban en las labores de pesca, son algunas de las piezas que se observan entre las decenas de restos arqueológicos en exhibición.

Agustín Urbina, estudiante del tercer año de bachillerato de la Unidad Educativa San Agustín, ponderó que la ejecución de este tipo de actividades “genera interés por conocer más de nuestros ancestros”, algo que, admitió, es poco estudiado en los salones de clases.

Diana Montalvo coincidió con su compañero de aula y añadió que la forma entretenida e interactiva como les narran los acontecimientos en el museo “son una buena forma de lograr que nuestras raíces nos vuelvan a parecer importantes”.

El recorrido sigue con la representación de las honras fúnebres. Algunas culturas, por ejemplo, tenían la costumbre de sepultar a sus seres queridos y para ello utilizaban vasijas de barro de gran tamaño, las cuales eran enterradas en montículos artificiales de tierra llamados “tolas”.

La última parte de la visita continúa en la llamada Sala de Orfebrería, donde además de exhibirse cómo las culturas precolombinas trabajaban el oro, la plata y las piedras preciosas, se explica que estas piezas decorativas estaban reservadas para los más altos rangos de la comunidad, liderada siempre por el cacique.  

Según manifestó la Fundidora de Metales, interpretada por Jósselyn Veloz, en aquel entonces la técnica para trabajar y moldear los metales consistía en darles golpes con piedras y entre las piezas que aquí se exhiben hay algunas joyas, tales como anillos, aretes, collares, pulseras, coronas y máscaras.

La aldeana y el cacique descubren nuevos usos para la concha Spondylus.La aldeana y el cacique descubren nuevos usos para la concha Spondylus.

Horarios de visitas

Las funciones se realizan los martes y jueves, de 10:00 a 11:00, en el sexto piso de la Casa de la Cultura Ecuatoriana del Guayas.

Los centros educativos interesados en visitar el museo se pueden comunicar al número (04) 230-0500 para coordinar la fecha. El Museo Vivo está pensado para estudiantes desde sexto año de básica en adelante. La entrada es gratuita. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: