Misterios de serpientes de Galápagos se desentrañarán en Estados Unidos

- 14 de febrero de 2018 - 00:00
Seudalsophis biserialis, más conocida como Galápagos racer
Foto: Captura de YouTube

Especialistas locales e internacionales recolectan las muestras de las siete especies que existen en la región insular. El proyecto científico consigue más detalles taxonómicos de los ofidios para mejorar su conservación en Ecuador.

El Parque Nacional Galápagos (PNG) y la Universidad Massey (de Nueva Zelanda) desarrollan un estudio genético minucioso sobre la evolución de las serpientes que habitan en la región insular.

El fin de este proyecto -que inició a finales de 2015- es reunir la mayor cantidad de datos sobre la morfología y genética de siete especies de culebras endémicas.

En la primera etapa se reunió información suficiente sobre la especie Seudalsophis biserialis, más conocida como Galápagos racer. Esta culebra se encuentra en los islotes Champion y Gardner -adjuntos a la isla Floreana- y se estima que existen 1.200 ejemplares.

Las serpientes se extinguieron de la isla Floreana hace dos siglos por la presencia de animales introducidos: gatos y ratas.

Luis Ortiz, quien es responsable del proyecto, asegura que el estudio brindará claridad taxonómica, es decir, la clasificación de familia o género de dichas especies de Galápagos.

“Un mejor entendimiento sobre el número, tipos de culebras y su distribución es crucial para el manejo integral y óptimo de la biodiversidad de las islas”.

Ortiz añade que los resultados permitirán probar una hipótesis: “Las islas más antiguas tienen las especies más primitivas y estuvieron separadas de sus parientes del continente”.

El año pasado se desarrolló la segunda fase de la iniciativa e incluyó una expedición a la isla Fernandina. En ese punto se recopiló información de las especies Pseudalsophis occidentalis y Pseudalsophis slevini. También se visitó Rábida para obtener detalles de la especie Pseudalsophis dorsalis.

Christian Sevilla, guardaparque de las islas, reconoció en su momento que la poca información disponible ha impedido implementar medidas de manejo para la protección de este reptil endémico.

Para Silvia Sánchez, consultora ambiental, este tipo de estudios ayudará a conservar la biodiversidad de las islas Galápagos.

“Permitirá que los biólogos desarrollen una mejor clasificación y se tomen las acciones para minimizar los posibles riesgos para estas especies”.

Trabajo en campo
Los guardaparques fueron capacitados en técnicas seguras de captura y manipulación de las culebras para tomar datos morfométricos, como longitud y peso.

Los expertos colocan un pit electrónico para su identificación. También apoyan a los científicos en el registro fotográfico del espécimen y la toma de muestras para el análisis genético. El proceso se efectúa en 25 minutos, aproximadamente.

Las culebras son depredadores tope a su nivel trófico y mantienen el equilibrio de poblaciones de lagartijas de lava, gekos, iguanas y posiblemente aves.

Las serpientes del archipiélago usan el estrangulamiento como método principal de captura e inyectan veneno, pero este no afecta a la salud humana.

Nueva fase
Este mes empezó la tercera fase con viajes a las islas Isabela, Fernandina e islotes cercanos a Santa Cruz. En este sitio se registró el ejemplar más largo: se trata de una hembra con 1,3 metros de longitud y de ocho años de edad.

Las muestras recolectadas se analizarán genéticamente desde el próximo mes en el laboratorio de la Universidad de California (de Estados Unidos). (I)

*Haga click en la imagen para ampliarla


Nuevas crías de tortugas donfaustoi nacieron
Hace dos semanas nacieron nuevas crías en cautiverio de la especie de tortuga gigante donfaustoi (Chelonoidis donfaustoi), descubierta en la región insular.

Actualmente, están en el centro de crianza de la isla Santa Cruz, una de las tres estaciones que tiene el Parque Nacional Galápagos (PNG) para su conservación.

En dicho lugar se alimentan de hojas de otoy y porotillo, dos nutritivas plantas traídas desde el continente.  

Walter Bustos, director del PNG, explicó que se las mantiene con algo de hambre porque cuando estén en estado silvestre deberán buscar su alimento.

Pero todavía falta para que las liberen en su ambiente, al menos hasta que sus caparazones midan entre 23 y 25 centímetros y tengan cuatro o cinco años, lo que no es nada para estos reptiles que pueden vivir un siglo y medio.

El precio de la supervivencia es una infancia en cautiverio.

Meses atrás eclosionaron los huevos incubados en el centro y salió sana la primera camada. Estos días acaba de surgir un tercer grupo y ya suman 120 los ejemplares de donfaustoi en cautiverio, la última especie identificada en el archipiélago.

La tortuga gigante llegó hace tres o cuatro millones de años a las Islas y se cree que las corrientes marinas las dispersaron por las islas, y fue así como se crearon 15 tipos diferentes (tres están formalmente extintas).

Su población quedó  diezmada con la llegada de piratas y balleneros, que las capturaban como carne fresca por su larga resistencia; y por la introducción de especies invasoras. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: