Más de 43 mil docentes se ubican en la categoría G

15 de abril de 2014 00:00

Varias movilizaciones en las distintas provincias prepara la Unión Nacional de Educadores (UNE) para rechazar lo que consideran una tardanza en el acuerdo ministerial que establece el ascenso y la recategorización de los docentes. Este acuerdo fue publicado la semana pasada por el Ministerio de Educación.

“No estamos en contra de la recategorización propuesta, sino en la demora, porque no ha existido la voluntad política para mejorar las condiciones de vida de los maestros ecuatorianos, muchos ya se jubilaron sin recibir los beneficios que debían tener por los años de vida entregados a la profesión”, dijo Rosana Palacios, presidenta de la UNE.

En 2011 con la promulgación de la Ley Orgánica de Educación Intercultural, la transitoria 33 indicaba que los docentes podrían ascender en el escalafón siempre que “acrediten haber aprobado los cursos correspondientes y también el puntaje requerido en la evaluación docente”.

A pesar de la transitoria el proceso no se cumplía de forma regular, por tanto en diciembre del año pasado, el Mineduc publicó el borrador de la nueva normativa. Luego de tres meses de discusión el acuerdo se promulgó la semana pasada.

“No existía en la práctica una carrera docente y eso hacía que, de una manera discrecional, los profesores sean ubicados en distintos escalafones. Con 10 y 20 años seguían en las categorías iniciales, las más bajas, aun cuando tenían la formación académica”, refirió Augusto Espinosa, ministro de Educación.

El Ministro del ramo explicó las diferencias entre la recategorización y la postulación para ascender. La primera permite subir a la categoría inmediata, mientras que el ascenso permite escalar más de 2.

“La recategorización es un mecanismo excepcional de ascenso que pone a los docentes en la categoría que les corresponde ya que injustamente muchos están en la G cuando tienen títulos y experiencia de cuarto nivel”, indicó Espinosa.

Para la recategorización no se necesitan las 330 horas de capacitación sino los cursos que corresponden según la categoría que se desea aplicar. También se toma en cuenta el tiempo de antigüedad del maestro, el título profesional y una calificación mínima del 70% obtenida en la evaluación del Ineval.

La inscripción para el proceso se abre el 5 de mayo, a través del Sistema Informático del Ministerio de Educación (SIME). El registro concluye el 13 de junio.

Mientras que postularse para el ascenso implica: título universitario, 330 horas de capacitación, que pueden ser sustituidas por proyectos de innovación pedagógica o publicaciones en revistas indexadas; y 70% en la calificación del Ineval.

Según el Ministerio de Educación, en el país hay 102.247 profesores con nombramiento que pueden postular a este proceso. En caso de que todos sean calificados, se estima que esta cartera desembolsará alrededor de 145 millones de dólares para el próximo año.

“La política del ministerio es que, a futuro, todos los docentes tengan nombramiento. Ahora estamos en un proceso donde los maestros contratados deben tener un nombramiento provisional en tanto ganen sus concursos”, indicó Jaime Roca, viceministro de Gestión Educativa.

Unos 43.640 docentes están en la categoría G, cuyo sueldo es de 817 dólares mensuales.

Roca contó que hasta el momento se han incluido alrededor de 18 mil profesores al sistema público de educación y en la nueva convocatoria se calificarán otros 17 mil. “El objetivo es alcanzar al menos los 160 mil docentes para 2017”.

En el país existen alrededor de 21.000 centros educativos, 157.000 docentes y 3’200.000 estudiantes entre primaria y secundaria. FOTO: ANDRÉS DARQUEA.
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado