Las Manuelas cumplen su labor en la emergencia

Más de 300 brigadistas continúan su recorrido por el país y brindan atención integral a las personas con discapacidad y sus respectivas familias.
19 de julio de 2020 00:00

Ni el covid-19, que mantiene en vilo a la humanidad, paralizó las labores de Las Manuelas durante la pandemia. En total 300 brigadistas continuaron sus labores en la emergencia para dar atención a personas en situación de vulnerabilidad por su condición física o de pobreza, incluso con la doble condición.

“Durante la pandemia, el apoyo a las personas con discapacidad en situación de pobreza y pobreza extrema ha sido constante. Primero se realizó a través de llamadas telefónicas; después, las brigadas se trasladan a sus domicilios, en donde entregan apoyo integral a los beneficiarios y a sus familias: ayudas técnicas, e incluso, reciben atención psicológica”, indicó Rocío González de Moreno, presidenta ad honorem del comité interinstitucional del plan gubernamental Toda Una Vida. 

Precisó que en el contexto de la pandemia por coronavirus se está haciendo un trabajo integral en beneficio de quienes más lo necesitan. “Porque esa empatía y solidaridad de los ecuatorianos tiene que volver a salir y ponerse al servicio de quienes realmente lo necesitan; así como castigar severamente a todos quienes han abusado de un tema tan importante y tan sensible como es el de la discapacidad”, enfatizó.

Entre los primeros está Francisco Chimbo, residente en la comunidad Ayllu Awarina en Napo y quien recibió ayuda técnica y apoyo integral a él y su familia.

Los beneficiados en la etapa de emergencia sanitaria son personas identificadas por Las Manuelas en sus recorridos por el país, básicamente. Entre ellas están las 2.000 personas beneficiadas esta última semana con las 446 viviendas entregadas en los cantones de El Carmen, Tosagua y Olmedo, provincia de Manabí, como parte de la Misión Casa Para Todos.

Según las estadísticas, desde 2017 estas brigadistas identificaron 266.000 personas con discapacidad en situación de pobreza.

En ese mismo lapso, en la provincia de Pichincha fueron identificadas y atendidas 34.365 personas con algún tipo de discapacidad en situación de pobreza para su atención personalizada. (I)

Marco Flores ve luz en el túnel con la ayuda del Gobierno
Marco Flores, un joven de 26 años, quien vive al cuidado de sus padres en la parroquia Magdalena, al sur de Quito, es uno de los beneficiarios de la articulación que realiza esta Misión para acceder a los servicios de las diferentes instituciones del Gobierno Nacional.  Desde enero de este año, el caso de Marco y su familia fue identificado y Las Manuelas realizan un seguimiento permanente, a través de un trabajo articulado con el Ministerio de Salud Pública (MSP) y con el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES).

En marzo, Marco recibió kits de alimentos, pañales y atención médica en su domicilio. Este mes, las brigadas visitaron nuevamente a su familia y articularon con la instancia competente la entrega de un colchón antiescaras, que mejorará su calidad de vida. A través del MIES se realizó la valoración para que se beneficie del Bono Joaquín Gallegos Lara,  trámite que se encuentra en proceso y que le permitirá contar con un ingreso económico a la familia para cubrir sus necesidades. (I)