Los movimientos sociales celebran su "cumbre" del clima

- 06 de diciembre de 2015 - 12:20
Frente al ayuntamiento de Montreuil, al este de París, activistas escuchaban las intervenciones de los representantes de varias organizaciones sentados en las 196 sillas "incautadas" a los bancos. Foto: www.alternatiba.eu

Hornos solares, productos artesanales y una "cumbre" con 196 sillas "incautadas" a los bancos. Los movimientos sociales alzan su voz al margen de la COP21 para reivindicar las alternativas locales y denunciar que el dinero para frenar el cambio climático está en paraísos fiscales.

"Todas las empresas están invitadas a la COP21, pero los ciudadanos no están invitados" a la conferencia del clima de Naciones Unidas, lamenta Ismael Canoyra, la representante de 39 años de la organización Alternatiba, para quien la "Aldea Mundial de las Alternativas" busca acercar a la ciudadanía acciones, "utopías concretas", para luchar contra el cambio climático en su día a día.

A mediodía de este domingo cientos de personas seguían en un ambiente frío, frente al ayuntamiento de Montreuil, al este de París, las intervenciones de los representantes de varias organizaciones sentados en las 196 sillas "incautadas" a los bancos.

"Nosotros, los movimientos sociales de todo el mundo, sabemos dónde está el dinero para financiar un futuro limpio", anunciaron los participantes en esta "cumbre", quienes denuncian que los 196 miembros de la COP21 son "incapaces" de encontrar los 100.000 millones de dólares anuales a los que se comprometieron para financiar el Fondo Verde para el clima.

Detener la evasión fiscal, reducir la carga de la deuda en los presupuestos públicos, financiar la acción internacional contra la pobreza o liberar recursos para las energías renovables son algunas de las propuestas de esta "Asamblea de los Pueblos", acogidas entre aplausos de los asistentes.

Utopías concretas

La "Aldea Mundial de las Alternativas" es la primera gran acción de los movimientos sociales para reivindicar el papel de los ciudadanos en la lucha contra el cambio climático y urgir a los mandatarios internacionales a actuar ante la actual "emergencia climática".

"La sociedad tiene que actuar de otra manera", porque los gobiernos están muy vinculados con la industria, explica la india Vandana Shiva, uno de los referentes del movimiento ecologista mundial. Para ella, "consumir productos orgánicos" supone, entre otros, un acto en favor del clima.

Los productores locales desempeñan un papel importante en esta "aldea", con su vino, miel, hortalizas, pan o carne de producción local, si bien los visitantes también pueden encontrar iniciativas locales en temas de educación, biodiversidad, migraciones o cultura.

En el "barrio" de energía y clima, Vincent Bourges, voluntario de 37 años de Bolivia Inti Sud Soleil, cocina ante la mirada de los curiosos una menestra de verduras con arroz en una cocina de bajo consumo de leña de construcción artesanal. Las densas nubes convierten los hornos y cocinas solares, a su lado, en meros objetos de exposición.

"Las cocinas de bajo consumo permiten reducir hasta un 80% de leña" en las zonas rurales, explica Bourges, cuya asociación trabaja desde hace 15 años con poblaciones en situación de precariedad generalizada en los países andinos, como Bolivia o Perú, y en África.

Esta acción beneficia tanto a las comunidades locales, que inhalan menos gases, como a la reducción de CO2 por la menor quema de leña y la menor deforestación de bosques, imprescindibles para la regulación climática.

A varias casetas de allí, Laëtitia, voluntaria de la asociación Surfrider, intenta concienciar de la importancia de los actos cotidianos para la protección de los océanos, que juegan un papel fundamental en la absorción del CO2.

"El 80% de la basura presente en los océanos procede de zonas de interior", no de la costa, explica esta joven de 28 años, que subraya que una sola colilla contamina 500 litros de agua.

Trauma de Copenhague 

Al ritmo de batucada, las diferentes organizaciones aprovechan para concienciar a los ciudadanos durante la jornada de relativo descanso de la conferencia del clima de París, que debe alcanzar antes del próximo viernes una acuerdo para limitar a 2ºC como máximo el calentamiento global.

Ismael Canoyra se muestra convencido en que "habrá un acuerdo", aunque este no será "vinculante". "No queremos que pase como en Copenhague", subraya en referencia al acuerdo in extremis de la COP15 que no respondió a las expectativas y que provocó a su juicio un descenso de la movilización ciudadana en favor del clima.

¿Y si los mandatarios internacionales no llegan a un acuerdo?

"Se ha hablado mucho del cambio climático estos días. Con esta información sería una pena detenernos aquí, la urgencia climática va a continuar", subraya Aurore, de 33 años, mientras escribe en una cinta que colgará a modo de rama en una especie de sauce llorón.

Su mensaje, que se unirá a los de cientos de personas, dice: "No hemos heredado la Tierra, se la hemos tomado prestada a nuestros hijos". (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: