En 2009 se registró el envenenamiento de 120 palomas en el centro del puerto principal

Los cabildos tienen pocos avances en el cuidado de los animales

En Guayaquil, la ordenanza de protección de mascotas sigue estancada desde el año pasado. Otros ayuntamientos carecen de una reglamentación.
14 de junio de 2016 00:00

Quito-Guayaquil-Cuenca-Loja-Machala.-

El control a las mascotas y animales que pululan por las calles es diferente en varias ciudades, según un sondeo hecho por este diario. En Cuenca, Loja y Machala, por ejemplo, no existe un cuerpo legal para protegerlos.

La capital de la República dispone de la Ordenanza 048, que regula desde 2014 el cuidado y mantenimiento de la fauna urbana en el Distrito Metropolitano de Quito (DMQ).

Mientras Guayaquil carece de una reglamentación actualizada para ese fin. En la ‘Sultana de los Andes’ (Riobamba) existe esa norma desde 2012; empero, hace 2 años recién se la pudo implementar.

Las tres ciudades del Austro mencionadas tienen los mismos problemas: venta clandestina, maltrato, falta de espacios para albergarlos, entre otros.

En Cuenca han pasado 20 meses desde que se dio el primer debate para poner en vigencia una ordenanza. Gabriela Brito, concejal proponente del proyecto, dijo que se ha socializado con diferentes sectores, pero ahora el tema está en manos del alcalde, Marcelo Cabrera, quien debe incluirlo en el orden del día. “Se dieron algunos reparos en el Concejo Cantonal, que ya están resueltos”.

Brito indicó que desde hoy se retoman los plantones en el centro de la ciudad, como medida de presión.

En el territorio lojano, donde desde el fin de semana se desató una polémica por las declaraciones de su alcalde José Bolívar Castillo, la concejal Piedad Pineda expresó que ya trabajan en un proyecto.

Existe uno, pero a criterio de la edil ya está caduco. “Lo que queremos es trabajar en el cuidado”. En la propuesta a presentarse en el Concejo Cantonal hay sanciones a quienes atenten contra los animales.

Pineda aseguró que desde ayer comenzó la construcción del albergue canino. “Si un perro es llevado al refugio, su dueño tendrá que pagar $ 20 de multa”. El costo de permanencia en ese lugar por día del animal será de $ 10. En Machala no se concreta la construcción de un proyecto de ordenanza. Kelwin Calderón, dirigente del movimiento Conciencia Animal, dijo que tuvo acercamientos con el alcalde Carlos Falquez Aguilar, a fin de debatir una propuesta del grupo Huellas Urbanas.

Ayer, en Loja y en el puerto principal decenas de activistas salieron a las calles para rechazar la propuesta del Alcalde lojano de “desaparecer” a los canes callejeros.

Situación en Guayaquil

Una pancarta en el parque Seminario, en el centro de Guayaquil, advierte sobre la prohibición de dejar animales abandonados. En el cartel aparece la imagen de gatos enfermos. El aviso se debe a que personas desconocidas han dejado desamparados a felinos pequeños.

Pese a esta situación, una nueva ordenanza sobre animales no llega al Concejo Cantonal. Lídice Aldás, concejala de PAIS, recordó que desde 2015 enviaron un proyecto, sin embargo, ha quedado estancado en el área jurídica del Municipio.

La edil explicó que ya se hizo el esfuerzo de reunirse con diversos sectores y fomentar la participación de la ciudadanía. “Queremos que se acelere el proceso, porque si ya nos habíamos puesto de acuerdo, lo lógico es que esta ordenanza ya esté en el orden del día”. La idea de la norma es definir un plan de acción que abarque a gatos y a perros callejeros, y a los animales domésticos. Para ella, el problema de abandono se da frecuentemente en los sectores populares. “Hay más que abarcar: especies de carga, los procesos que se siguen en las faenas y fauna silvestre”.

El año pasado el edil Josué Sánchez (del PSC) promovió por redes sociales la campaña ‘¡Oye Guayaquil, ciudadanos de cuatro patas!’. El objetivo de esa propuesta es que las mascotas puedan tener cédula. También registrarlas para que accedan a esterilizaciones, regulaciones para trasladarlas en buses, ingreso a los espacios públicos, normas de higiene, entre otros beneficios.

Desde 2005 está vigente una ordenanza para se coloquen placas a las mascotas. La edil de PAIS comentó que se tomaron algunas ideas de esa ordenanza y se mejoraron aspectos, pues “hay generalidades”.

En 2009 se registraron atentados contra la fauna en la urbe porteña. En la plaza San Rocafuerte, 120 palomas fueron envenenadas con plaguicidas. Entonces se recomendó a la administración del alcalde Jaime Nebot Saadi que se coloquen guardias en el lugar. (I)

-----------------------------------

Reforma a norma no llega a Consejo

En Quito habría 300 mil animales en las calles

Aunque no existe un registro preciso, se calcula que unos 300 mil animales se encontrarían en situación de abandono en Quito. Este tipo de especímenes se clasifica en ‘callejizados’ (que viven, se alimentan y duermen a la intemperie) y los que, aunque tienen dueño, deambulan por vías y parques durante el día y retornan a dormir en sus casas por las noches. De acuerdo con las estadísticas del Cabildo, el 80% de los animales se encontraría en la primera categoría y el 20%, en la otra.

La Ordenanza 048 regula desde 2014 el cuidado y mantenimiento de la fauna urbana en el Distrito Metropolitano de Quito (DMQ). Entre otras cosas, la normativa establece, en su artículo 8, la prohibición de abandonar animales vivos o muertos, así como su comercialización de manera ambulante. Sofía Rea, quien pasea todos los días por el parque La Carolina a ‘Lucy’, ‘Peter’ y ‘Copito’, 3 canes de raza labrador, cree que el problema va más allá de la legislación y pasa por un tema de cumplimiento y control.
“Se puede crear miles de leyes, pero si las personas no son conscientes de los derechos que adquieren los animales cuando los compran y adoptan, seguirán apareciendo perros y gatos abandonados”.

Desde hace 2 años, Eduardo del Pozo, concejal por el movimiento CREO, impulsa una reforma a la ordenanza. La propuesta ha sido debatida en la Comisión de Ambiente,  pero hasta el momento no ha llegado hasta el Concejo. (I)

--------------------------------------

Norma de control está aprobada

La eutanasia es opción en Tulcán para casos graves

Promover la tenencia responsable de mascotas y evitar el maltrato es el fin de una ordenanza aprobada hace días por el Municipio de Tulcán. Entre las normas que están a la espera de su publicación en el Registro Oficial (Gaceta Municipal) consta la fijación de multas a propietarios infractores, la creación de un centro zoosanitario, la aplicación de la eutanasia, la esterilización, entre otras. Al momento, el Cabildo socializa la normativa en los barrios.

De acuerdo a la promotora de la ordenanza, la concejal Sonia Vaca, las multas a los propietarios de animales que infrinjan el cuerpo legal van desde el 10% de un salario básico unificado a 5 salarios básicos.

Por ejemplo, si un animal, en este caso un perro, se halla encadenado o es víctima de maltrato, la multa será de 3 salarios básicos; en casos de zoofilia, la sanción es de 5 salarios básicos y privación de libertad. La eutanasia será aplicada cuando los animales tengan alguna enfermedad incurable o estén gravemente heridos tras ser atropellados.

Según datos del Área de Saneamiento del Departamento de Gestión Ambiental y Riesgos del Municipio de Tulcán, hasta marzo de este año a través de campañas se han esterilizado 1.200 mascotas (perros y gatos). Para el próximo 25 y 26 de junio se efectuará la duodécima jornada de esterilización, cuyo costo es de $ 20.

A pesar de que el Ayuntamiento carece de un censo sobre la presencia de mascotas en los hogares, habría un promedio de hasta 6 canes por familia. (I)

-----------------------------------

La ordenanza rige desde 2009

Ambato cuenta con albergue y ley que da protección

La tenencia, cuidado y obligaciones hacia animales domésticos en Ambato están regulados por una normativa desde 2009. En enero de aquel año, el Concejo Cantonal y el entonces alcalde de la ciudad, Fernando Callejas, crearon la Ordenanza de Regulación y Cuidado de Animales de Compañía y Mascotas, con el fin de establecer las responsabilidades que tienen los propietarios de perros, gatos y otras especies, a fin de mantener la ciudad ordenada, limpia y velar por sus derechos.

Salomé Marín, concejala de Ambato, destacó la importancia de esta clase de normativas. “En las calles de la urbe casi no se ven perros deambulando, y esto es gracias a que, a más de la ordenanza, la Municipalidad mantiene desde 2010 un albergue para perros y gatos callejeros, en los que se los aloja, alimenta, se brinda atención médica y se los prepara para la adopción. Este trabajo se complementa con las frecuentes campañas de vacunación y esterilización que impulsa el Cabildo”, dijo Marín.

El local está ubicado al norte de la urbe y mantiene a 65 perros y 18 gatos. La ordenanza estipula, entre otras cosas, los cuidados y precauciones que se debe tener con las mascotas al momento de sacarlas a pasear por las calles. El artículo 4, por ejemplo, señala que es obligación de los paseadores de perros prestarles  seguridad, comida, higiene y asistencia veterinaria, de acuerdo a su especie, así como limpiar los desechos biológicos de los animales. (I)

Los activistas lojanos que defienden los derechos de los animales salieron ayer a las calles a rechazar la propuesta del Municipio local.
Foto: Karly Torres / El Telégrafo
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado