Los especialistas recomiendan ingerirlos de forma natural

Los beneficios de los probióticos aún están en estudio

- 23 de mayo de 2016 - 00:00

Los microorganismos vivos sirven como protectores de infecciones. Estas sustancias se venden en cápsulas para mejorar la flora intestinal.

En cápsulas o tabletas, los probióticos se ofertan entre las vitaminas, suplementos, proteínas en polvo y otros productos naturales que se colocan en las perchas de estos tipos de comercios.

Los frascos de 100 cápsulas pueden costar entre 10 y 12 dólares, dependiendo del contenido. Generalmente, el ingrediente principal es el lactobacillus en billones de UFC (Unidades Formadoras de Colonias), una medida que sirve para conocer la cantidad de buenas bacterias y levaduras que pueden habitar en el interior del organismo.

Los probióticos ofertados en el mercado también pueden tener agregados como la pectina de manzana, caracterizada por mejorar los sistemas cardiovascular y digestivo.

En la actualidad, la popularidad de estos productos ha alcanzado gran expectativa entre los consumidores sobre sus posibles efectos positivos; pero ¿qué se sabe de los probióticos?

La gastroenteróloga Verónica Arias explica que son microorganismos vivos que introducidos en el aparato intestinal sirven como protectores de diferentes infecciones, favoreciendo la aparición de bacterias ‘buenas’ que van a contrarrestar las bacterias nocivas para el organismo.

Aclara que el lactobacillus es un tipo de bacteria que al entrar en la flora intestinal ayuda a que se formen los probióticos y que no precisamente es un probiótico como tal. “Por ejemplo, si consumo leche y me tomo los lactobacillus, estos van a ayudar al proceso de fermentación de la leche dentro del organismo y va a ser un alimento probiótico que tuvo una transformación en el aparato intestinal”, agrega.

Sin embargo, la información científica al respecto sigue siendo escasa. Una investigación de la Universidad de Copenhague en Dinamarca, publicada en la revista Genome Medicine, encontró que los probióticos no conllevan ningún beneficio para la microbiota intestinal de personas sanas, pese a que son ampliamente consumidos por la población en general.

Los autores vieron que de los siete estudios analizados, solo uno reveló cambios significativamente mayores en la composición bacteriana de la microbiota intestinal, en comparación con quienes no lo hicieron.

Un informe de la revista Drug and Therapeutics Bulletin concluyó que las pruebas científicas de que los productos probióticos mejoraban la flora intestinal eran “fragmentarias” y que la afirmación más general en el sentido de que tales productos aumentaban el bienestar de los consumidores y los ayudaban a combatir las alergias “no era fidedigna”.

Pese a que este campo sigue siendo aún explorado, los especialistas recomiendan consumirlos de forma natural, ya que no solo se presentan en elementos farmacológicos, sino en alimentos como el yogur y otros fermentados entre los que constan la leche, el chucrut (un plato elaborado a base de col) y las berenjenas maceradas.

La especialista Arias menciona que a los pacientes se les hace énfasis en que la alimentación sea variada. “Cuando vemos enfermedades sobre crecimiento bacteriano por diversos síntomas, lo que recomendamos es visitar el nutricionista”.

La nutricionista Irina González indica que lo mejor sería ingerir los probióticos en alimentos naturales para que así cumplan todo el proceso de ingreso al aparato gastrointestinal, acompañados de una dieta balanceada.

Hasta ahora la única contraindicación es para los niños menores de 5 años y es recomendado en pacientes que tengan disminución de las defensas o que hayan pasado por una diarrea. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: