La maestra lleva una vida dedicada al servicio de la juventud de Quito

- 07 de enero de 2019 - 00:00
Rocío Gómez de la Bastida, orofesora
Foto: John Guevara / El Telégrafo

La docente expresa que la institución conoce sus alegrías, sus tristezas y también la vio triunfar.

Rocío del Carmen Gómez de la Bastida nació en Quito el 1 de diciembre de 1957. Sus estudios secundarios los realizó en el Colegio Universitario “Manuel María Sánchez” representado por la Facultad de Filosofía. Ella estudió Trabajo Social en la Universidad Central del Ecuador y también en la Universidad de Guayaquil, donde obtuvo la licenciatura en educación.

El colegio Abdón Michelena -sector Puengasí- fue el primer plantel en que trabajó como docente; después en el colegio nocturno “Antonio Ante” y finalmente en la Unidad Educativa “10 de Agosto”, donde colabora por 32 años.

En poco tiempo ella piensa en jubilarse y dedicar el tiempo a su familia y viajar para conocer más lugares del Ecuador.
Rocío Del Carmen Gómez de la Bastida expresa: “Dejo mi vida en esta institución que conoce mis alegrías, mis tristezas y mis triunfos, los cambios de autoridades, madres de familia con un sinnúmero de problemas y mis estudiantes, hoy ya profesionales.

Tengo la satisfacción de haber cumplido mi tarea como docente, que es la profesión más noble y la más ingrata ya que el rol de maestro es poco o nada reconocido”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: